Asturias avanza en un nuevo modelo de gestión forestal


El Ministerio de Medio Rural y Cohesión Territorial está llevando a cabo un nuevo modelo de gestión forestal territorial que favorece prevención de fuego y conservación de la biodiversidad. Las actuaciones previstas permitirán la restauración de hábitats en zonas con alta frecuencia de incendios, mediante un sistema de pastoreo extensivo, en zonas escasamente pobladas del occidente asturiano.

Los proyectos, cuya redacción acaba de finalizar, se desarrollarán en los términos municipales de Valdés, Cangas del Narcea, Cudillero, Pravia, Tineo, Allande y Salas, tanto en montes públicos como privados (como barrios en común y en manos solidarias), lo que multiplicará el efecto sobre cientos de propietarios y usufructuarios de montes.

Esta obra, dotada con 700.000 euros, está financiada a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) que moviliza los fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR).

El trabajo incluye la limpieza de árboles y escombros quemados en las áreas afectadas por el fuego, así como la reducción de árboles a una densidad que se asemeje a un paisaje de pastoreo para que el ganado extensivo pueda disfrutar del pastoreo.

Los recintos, con una superficie mínima de 10 hectáreas, estarán dotados de infraestructura ganadera (bebederos, mangueras, accesos, etc.) y cierres perimetrales en determinados casos, para asegurar un adecuado índice de población y uso ordenado.

Este modelo silvopastoril ya se ha implementado en algunas áreas del noroeste con buenos resultados. Algunos de los ejemplos más significativos se encuentran en La Espina (Salas), donde grandes parcelas salpicadas de abedules y encinas permiten a los agricultores disponer de pastos de calidad, con una fórmula de pastoreo bajo los árboles que mejora el bienestar animal y favorece la nidificación de las aves, lo que permite además el control biológico de especies como el topo.

Mosaico silvopastoril cantátrico

El paisaje asturiano se caracteriza por el denominado mosaico silvopastoril cantábrico, que realza un alto nivel de biodiversidad y un importante valor social y económico. La larga tradición de asentamiento y uso humano ha dado forma a la montaña combinando prácticas agrícolas tradicionales, agricultura extensiva y gestión forestal.

El nuevo modelo impulsado por el Principado contribuirá a la recuperación del mosaico paisajístico tradicional de la cornisa cantábrica, caracterizado por la alternancia de bosques, prados y vegetación arbustiva, rompiendo la continuidad del arbolado. Esto aumentará la resistencia del espacio al fuego, al mismo tiempo que promoverá la biodiversidad y los valores naturales.



Source link