Cómo llegar a «Coti x Coti»


De momento serán pocos los catalanes que no hayan intentado torpemente bailar una sardana mientras disfrutaban de la reproducción íntegra de la canción Coti x Coti por Tyets. Ellos golpear La banda de Mataró acumula ya quince millones de visualizaciones en Internet y ya es disco de oro (el segundo dato es realmente importante, porque Internet parece bueno pero da poco dinero, y aquí lo trascendental del éxito en cuestión es conseguir que los compositores Xavier Coca y Oriol de Ramon puedan llenar un plato de sopa todos los días). Números aparte, Coti x Coti Es una canción que perdurará más allá de todos los veranos posibles, porque ha tenido la gracia de conectar a los amantes de la música catalana con un sonido inseparable de su imaginación. No importa si consideras la sardana un estorbo Qué hay de nuevo o que el sonido del tenor te da urticaria: la identidad es lo único de lo que no puedes escapar.

Oriol de Ramon y Xavier Coca son los Tyets.©Ariadna Reche/ACN

Atragantarse con nuestra propia cultura y autodesprecio muscular es uno de nuestros deportes nacionales. Este ha sido el caso durante muchos años con la música house y especialmente con el género sardónico. Por lo tanto, es deseable que dos cabeza grande centenarios han revivido la cobla en una canción que se ha popularizado con razón. Evitamos el purismo en todas las áreas: Coti x Coti ayudará a interesar a muchos jóvenes sardanos ya su vez ayudará a que los que sufren del mundo sinfónico y de la cobla se den cuenta de la espléndida calidad de la música moderna que se produce en Cataluña. Yo sé en este pedacito de este mundo victorioso Nos aterra, pero en las rarísimas ocasiones en que todo desear Gana, perdámonos la fiesta. Si las reproducciones de doblar dirigir a miles de oyentes a una sardana, una aleatorio sea ​​la elección del Sr. Spotify, cantemos un aleluya.

El otro día estaba pensando en esta metafísica musical de andar por casa admirando el arte de Pati Mariné Coble de la Casa de la Convalescència. El IEC ha vuelto a organizar el ciclo musica en el monasterioque este año recuerda la visita de Albert Einstein a Barcelona allá por 1923. El grupo, encabezado por su compañero Marc Timón, recoge buenas sardinas de Robert de la Riba (1912-1999) y, en la segunda parte del concierto, filma algunas Lo inevitable como guijarros Juniode nuestro genio Garreta, o el espléndido combativo (Toldra) e evocación (Estricto). Marc maneja la marinada como debe hacerse; acercando voluntariamente la formación al sonido de un magma sinfónico (nuestro músico vive feliz allí tierra de los libres pero nuestros programadores deberían tomarlo más a menudo) y está a punto de darme un orgasmo mientras conduzco Reunión de Cassú, un auténtico himno de infantería.

Coti x Coti Podrá ayudar a muchos jóvenes a interesarse por la sardana y, a su vez, ayudar a los que sufren del mundo sinfónico y de la cobla a apreciar la espléndida calidad de la música moderna que se hace en Cataluña.

No importa si es música de adoración o La balada: Son piezas sonoras de primera división. Disfruto especialmente escuchándolos como lo hice en el IEC -en formato de concierto- porque, lejos del terreno natural de Manzana, esta música adquiere pompa y circunstancia. Si todavía dudas de la calidad de nuestras sardinas, lee los apartados que mi querido Joan Magrané dedica al género en su famoso libro Antología sentimental de la música catalana (publicado en Peu de Mosca). Para Coti x Coti lo alcanzamos a través de todo este sonido imaginario y haríamos bien en equilibrar los millones de obras que han tenido los Tyets con tantas partituras sardánicas aún desconocidas para Dios. Si te encuentras con un baile de sardanas este verano, quédate allí un rato, escucha esta música e interésate por sus intérpretes. Son los padres de un éxito mundial.



Source link