Juicio por tentativa de homicidio y agresión sexual a preso por violación infantil en Igualada


El juez de instrucción de la causa por la violación de una menor ocurrida hace año y medio en el polígono industrial de Les Comes de Igualada está juzgando al detenido por tentativa de homicidio y agresión sexual, según ha podido confirmar el diario ‘Ara’ ACN, que también ha tenido acceso al expediente judicial.

En el texto, el magistrado explica que el preso siguió a la víctima fuera de una discoteca en una calle tranquila del polígono industrial y se acercó a ella por sorpresa. El juez cree que el hombre no solo quería violar a la joven, sino también matarla y cree que si no lo consiguió es porque alguien encontró a la menor poco después de los hechos y alertó a los servicios de emergencia.

El preso está bajo custodia desde abril del año pasado.

El juez informa que los hechos tuvieron lugar alrededor de las seis y media de la mañana del 1 de noviembre de 2021, cuando el investigado siguió a la menor hasta la vía Pasíses en la citada serranía y una vez allí “la agredió por sorpresa con la intención de saciar su estado de ánimo lujurioso”.

Tras la agresión, abandonó el lugar, “dejando a la menor tirada en el suelo, robándole el abrigo que llevaba esa noche, el vestido y las bragas”. La joven quedó “abandonada en el suelo, inconsciente, desnuda, en un lugar frío, inhóspito, poco transitado y con heridas graves, consecuencia de los golpes sufridos y coetáneas a la violencia sexual”.


leer también

Agencia

Durante el juicio, el juez explica que la menor declaró que no recordaba los hechos, y que la presa los negó. Por ello, el magistrado construye la trayectoria del presunto atacante a partir de las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de la zona y conectando su celular a las antenas. Las mismas cámaras recrean el trayecto del menor desde la discoteca hasta el lugar del ataque.

Otra pista que tiene en cuenta el juez es que al ingresar y registrar el domicilio del reo, se encontró un “perfil genético del menor en diversos objetos y prendas de vestir que el sospechoso vestía la noche de los hechos”. Todos los indicios son «suficientes» para procesar al reo «por el delito de agresión sexual y tentativa de homicidio». Para el primer delito, el código penal prevé penas de 6 a 12 años y para el segundo de 20 a 30 años. Finalmente, el magistrado impone al reo una fianza de responsabilidad pecuniaria de 3.000 euros y lo mantiene en prisión preventiva.

La Fecasarm pide la peor sanción

Desde Fecasarm, que ejerce de fiscal en el caso, Joaquim Boadas dijo que está «totalmente de acuerdo y satisfecho» con la acusación y adelantó que la entidad pedirá «la pena más severa» prevista por el código penal. También esperaba que, si finalmente se probaba la paternidad del reo, «la sentencia sirva como una lección para el delincuente y un elemento disuasorio para otros que puedan tener pensamientos similares».

Además, Boadas reclamó «una presencia policial más disuasoria» en las zonas de recreo, más alumbrado público, pasillos más seguros, más transporte público «y que todo ello se traduzca en la seguridad de las personas que salen de noche». Por último, pidió «que no se criminalice al sector del ocio nocturno» y destacó que «el preso salió de una botella» y no de alguna discoteca.





Source link