Toni Pons crece un 53% en 2022 y prevé duplicar su red de tiendas


Hace unas semanas, Michelle Obama recibió un regalo inesperado mientras paseaba por El Born con su marido y Steven Spielberg camino del Museo Picasso: unas alpargatas de la marca catalana Toni Pons. Aquella semana, la compañía acababa de inaugurar su nueva tienda insignia de Barcelona en el Paseo del Born, una unidad destinada a reforzar su imagen de marca y dirigida principalmente al turista que visita la ciudad y quiere llevarse a casa un producto local que, además de ser tendencia , tiene una herencia y se basa en la artesanía.

Con más de 75 años de experiencia, los orígenes de Toni Pons están en la ciudad de Girona Osor, en una pequeña empresa conocida como Cal Lluís Espardenyer y dirigida por Lluís Pons Sureda. Sin embargo, la empresa ha vuelto a la normalidad en los últimos cinco años tras la incorporación a la dirección general de Jordi Pons, perteneciente a la tercera generación, que duplicó la facturación de la compañía y puso en marcha un ambicioso plan de apertura de tiendas con la marca Toni Pons, que supuso un crecimiento superior al 50% el año pasado.

Hasta 2017, cuando se inauguró la primera tienda de la marca en la calle Ferran de Barcelona, ​​Toni Pons concentraba todas sus ventas en el canal mayorista y en la venta en zapaterías multimarca. Ahora, la marca ya cuenta con 28 tiendas, 16 en España y 12 en el mercado internacional, donde todo comenzó con la apertura de franquicias en Arabia Saudita (8), Colombia (2), Ecuador y Filipinas. Ya están en fase de apertura otras quince tiendas, diez de las cuales se inaugurarán en Filipinas, donde hace unos días se inauguró el primer local en el centro comercial Robinsons Place de Manila. “Varios turistas filipinos con diferentes negocios en el país conocieron la marca Toni Pons en Madrid y se enamoraron de nuestro producto; Vinieron a visitarnos, nos entendimos y ahora van a invertir mucho para lanzar la marca en el país”, explica Ricard Llop, director de marketing de la compañía.

La nueva tienda de Toni Pons en Barcelona donde ya cuenta con cuatro tiendas.

«Desde la llegada de la tercera generación, Toni Pons ha trabajado con una dinámica de liberar. En 2022 facturamos 30 millones de euros, un 53% más, y nuestro objetivo es mantener este crecimiento de dos dígitos en los próximos años.«, destaca Llop, que está llevando a cabo los planes de la compañía de duplicar la red de tiendas en los próximos años y también de potenciar el canal online, que ya aporta el 20% de la facturación. “Somos muy optimistas, el potencial de crecimiento internacional es enorme y, además, las alpargatas son un producto totalmente de moda, cada vez hay más interés por este tipo de calzado en todo el mundo por su versatilidad”, asegura. El reto es crecer entre un 20% y un 25% este año y superar los 35 millones de facturación.

Gracias a esta estrategia de diversificación hacia nuevos canales, Toni Pons promete convertirse en la empresa líder en el sector de las alpargatas en 2022, tanto por facturación, 30 millones de euros, como por unidades, con un millón de pares. La otra gran empresa catalana de alpargatas, Castañer, creció un 25% en 2022, con una facturación de 24 millones de euros y más de 450.000 pares vendidos. Curiosamente, Castañer también abrió una comercio en Barcelona, ​​vía Valencia, después de varios años sin tener tienda propia en la ciudad.

“Tenemos una sana competencia con ellos y una buena relación. Nuestro posicionamiento de marca es diferente; La propuesta de Toni Pons tiene una relación calidad-precio inmejorable, pero lo importante es que ambas marcas se conviertan en embajadoras de un producto que viene de aquí, heredero de una tradición y que llevamos por todo el mundo”, apunta Llop. “Hay mucho interés en el mercado internacional por este tipo de calzado artesanal moderno además tienen una herencia detrás de ellos, una tradición que viene de un maestro de alpargatas», cree. Entonces, El 75% de las ventas de Toni Pons proceden de mercados exteriores, donde está presente en 50 países -con una relación privilegiada con Francia- y en más de 4.000 puntos de venta. El canal B2B, es decir, la venta a terceros, sigue siendo la principal fuente de ingresos. Al mismo tiempo, la tienda online, lanzada en 2018, permite compras desde 150 países y ya genera una quinta parte de las ventas.

Jordi Pons, director general de Toni Pons.

La nueva tienda Born es la cuarta que la marca abre en Barcelona, ​​estando presente también en las calles Ferran, Boters y Argenteria. A excepción del recinto de Tarragona, las 16 tiendas en España son propiedad de la compañía. Este trimestre se seguirá impulsando esta estrategia B2C (directo al consumidor) con la apertura de nuevas tiendas en Marbella y Palma de Mallorca.

Diseño 100% propio y producción nacional

Otro camino recorrido por Toni Pons es la diversificación de producto. Así, de 1,3 millones de pares vendidos en 2022, un millón son alpargatas y el resto otro tipo de menorquines, sandalias o babuchas (zapatillas) estar en casa. La marca vende más de 400 referencias, con colecciones para mujer, hombre y niño. Además, vende accesorios como bufandas, bolsos o sillas de playa. El 100% del diseño es nuestro y toda la producción se realiza en España. Específico, Toni Pons tiene un taller central en Girona, donde tiene su sede, y fábricas en La Rioja y la región de Elche, cuyas líneas de producción trabajan en exclusiva para la marca. La mayoría de las alpargatas tienen la suela de yute cosida a mano, mientras que las demás utilizan la técnica del montado.

Según Ricard Llop, el precio medio de sus alpargatas es de 70 euros, con pares que van desde los 40 euros de los modelos más básicos hasta los 130 euros de los modelos de novia.

La marca gerundense vende alrededor de 400 modelos, con una facturación de 1,3 millones de pares.

Para apoyar esta estrategia de crecimiento, Toni Pons ha consolidado su estructura directiva con la incorporación de administradores como el propio Llop y otros profesionales experimentados en cadenas como Mango (Christian Valle) y Eurekakids (Joaquim Llopart).

Llop asegura que, a pesar de los ambiciosos planes de crecimiento que tienen sobre la mesa, la compañía no busca socios y que su vocación es seguir siendo una empresa familiar. Aunque la tradición familiar se remonta a la década de 1920, fue Antoni Pons Parramon quien fundó la empresa en 1946. Su hijo, Antoni Pons, fue el artífice de la expansión de la empresa en la década de 1970, y ahora es su nieto de 35 años. el fundador, Jordi Pons, quien lleva las riendas y da un nuevo impulso a la empresa.

Hace tres años, Toni Pons duplicó la superficie de su nave logística propia junto al recinto de Girona, pero esta ampliación ya se les quedó pequeña y tuvieron que alquilar varias naves satélite, por lo que la empresa ya se ha puesto a buscar terreno en las comarcas de Girona para construir un nuevo centro logístico que dé cabida al crecimiento futuro.

La cadena cuenta ya con 28 puntos de venta en España, Arabia Saudí, Colombia, Ecuador y Filipinas.



Source link