Detenido un empresario por manipulación ilegal de más de 60.000 kilogramos de fibrocemento en Cádiz


La Guardia Civil, en la operación «Tremolita», detuvo a una persona por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente y a otra contra los derechos de los trabajadores por la manipulación ilegal de más de 60.000 kilogramos de fibrocemento desde 2018. También fueron investigados la exmujer y el hijo del detenido.

La operación se inició cuando la Guardia Civil descubrió que una empresa podía realizar obras en un municipio de la sierra de Cádiz para la retirada, manipulación, transporte y almacenamiento de tejas y tuberías de fibrocemento, catalogadas como residuos peligrosos sin autorización administrativa al respecto, vulnerando lo dispuesto en la Ley 7/2007 de Gestión Integral de la Calidad Ambiental.

Este tipo de gestión de residuos peligrosos requiere la utilización de equipos de protección personal, como mascarillas, guantes, gafas, monos, polainas, etc., así como su transporte y almacenamiento en vehículos y contenedores aptos para cierre, para evitar la posible emisión de partículas de amianto, ya que la rotura del fibrocemento libera partículas microscópicas que contienen sílice que pueden convertirse en minerales no degradables, que pueden incorporarse a las vías de minerales no degradables.

modo operativo

El reo era utilizado por varias empresas de su grupo familiar para alquilar varios galpones donde almacenaba ilegalmente fibrocemento. Una vez que estos depósitos se llenaron, dejó de pagar rentas y se deshizo de ellos.

La investigación estableció que el empleador obligó a los trabajadores a manipular y transportar los residuos sin las medidas de protección necesarias para esta sustancia.

El empresario ha cobrado a personas y entidades por retirar este material como si se hiciera en cumplimiento de la normativa, que es un precio elevado, pero todo el proceso, desde el retiro hasta el almacenamiento, se ha planificado para reducir costes.

El Laboratorio del Servicio Médico Forense de Guardia Civil En las muestras se detectó la presencia de fibras de diámetro respirable de crisolita y crocidolita, que si se encuentran en partes de las losas y tuberías fragmentadas, pueden ser liberadas al medio ambiente, con el consiguiente riesgo de exposición de las personas al amianto.

La investigación ha sido realizada por el grupo de protección de la naturaleza de Cádiz, EPRONA, dedicado a investigar los delitos contra la naturaleza.



Source link