Dos razas protegidas vendidas ilegalmente intervenidas en Santiurde de Toranzo

La Guardia Civil intervino dos razas de la especie protegida ‘Caracal caracal’ que Estaban en el jardín de la casa de un hombre situada en el municipio de Santiurde de Toranzoque los había comprado ilegalmente y que Los sacaba a pasear por lugares públicos.

El dueño de los gatos está bajo investigación. presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, la fauna y los animales domésticos. También han sido investigados otro hombre y una mujer como presuntos autores de tráfico de especies protegidas, son los vendedores de los animales.

Según ha informado la Guardia Civil, la investigación se inició cuando el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de este Cuerpo tuvo conocimiento de la posible existencia de los dos linces en la finca de Santiurde de Toranzo y que su dueño incluso los habría despedido.

Después de varios controles, las agencias Ubicaron una jaula ubicada en el jardín de una casa en la ciudaddonde se encontraron los dos linces de las citadas especies, incluidas como protegidas por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Los agentes solicitaron documentación al propietario del río, comprobando que no acreditaba la legítima posesión. no tener permiso de importación CITES o certificado de cría en cautiverio, entre otras irregularidades.

Continuando con la investigación, los agentes informaron a la Subdirección General de Biodiversidad Terrestre y Marina del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico de irregularidades en el comercio de especies protegidas, así como de vulneración de la ley contra el contrabando.

Más tarde, los agentes se enteraron los animales habían sido vendidos a una instalación en ToledoPor lo tanto, elementos del Servicio de Conservación de la Naturaleza se trasladaron al lugar. Una vez allí, confirmaron que los linces habían sido vendidos sin factura y sin documentos que acreditaran su lícita procedencia, por lo que se iniciaron diligencias de investigación contra los responsables del asentamiento, como presuntos autores de un delito relacionado con la tutela de flora, fauna y animales domésticos, para el tráfico de especies protegidas.

La Guardia Civil, en colaboración con el Ministerio para la Transición Ecológica y Retos Demográficos, se activó el protocolo para asignar al río un lugar en la red de centros de rescate CITES, que por sus características y capacidades sería más adecuado para albergarlos. Así, el personal de la Fundación AAP Primadomus en Alicante, que tiene oficinas en España, Holanda y Alemania y tiene como objetivo el rescate y rehabilitación de animales salvajes, se hizo cargo de los felinos.



Source link