Fauna y flora Castro-Urdiales Cantabria 102 ayuntamientos


Jueves 16 de enero de 2020, 13.23 h.

Los distintos inmuebles residenciales y de servicios que conforman el grupo Toki Eder, desarrollado por el arquitecto castreño Eladio Laredo y construido a inicios del siglo XX, se sitúan en un riguroso parque, apartado del contexto por altos muros. Un muro divide en 2 zonas esta finca, ubicada en el centro de Castro Urdiales. La región baja, al lado del Recorrido de Menéndez Pelayo, se prolonga cerca de la vivienda primordial. Palmas canarias, eucalipto, laurel, arce, álamo blanco, ciprés, naranjo, cedro del Atlántico (uno de prácticamente 1,5 m de diámetro), fresno, palma sublime, un cedro del Atlántico glauco y la verde del Atlántico, palmeras de California (Washingtonia). filifera) medran aquí. ) etcétera. En la parte de arriba, en torno a un edificio vestido de castillo medieval, se tienen la posibilidad de ver muchas palmeras canarias, pero asimismo secuoyas colosales (una de prácticamente cinco metros de perímetro), cedros, pinos silvestres y cipreses de Monterey, Arizona, tu. , plumas, palmitos, cordeles, plumeros, magnolias, fresnos, chopos blancos, sauces quejicas, tilos, lauros, catalpas, abetos, palmeras de California (Washingtonia robusta), ginkgos, hayas moradas, palmeras chilenas (de las que me alimento) aquí), etcétera

Árboles y plantas únicos. Entre los árboles singulares que se tienen la posibilidad de contemplar en las fincas y rincones de Castro Urdiales, resalta el conjunto de cipreses de cementerio que medran en el jardín de La Torre de Otañes, obra de María Ángeles Otañes. Por otra parte, podemos destacar el hayedo calcáreo ubicado en el Monte Cerredo, donde asimismo medran fresnos y tejos. Es inusual la presencia del enebro común, un árbol extraño tan cerca de la costa.

Además de esto, el pueblo se encuentra dentro de los pocos sitios de Cantabria donde se tienen la posibilidad de ver frailecillos y lentiscos, 2 plantas mediterráneas.



Source link