Casas, coches… y un tractor: los puntos fuertes de los concejales de Castellón y el defensor del Pueblo del PP


Una de las cosas que despierta mayor curiosidad cuando se abre una nueva etapa política es la declaración de bienes de los empleados públicos. Una especie de estriptís a los que están obligados por razones de transparencia y rendición de cuentas a los ciudadanos.

El nuevo escenario político de Corts y Generalitats está lleno de cambios, lo que nos obliga a estar atentos a las posesiones de los políticos. Como es habitual, los extractos incluyen dinero de cuenta corriente y otros ahorros, bienes inmuebles o automóviles. Pero también hay una sorpresa.

Ministro Pradas

La primera revisión es la referencia al Ministro de Medio Ambiente, Aguas, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas (polipropileno), quienes declaran bienes por un total de 304.951 EUR y cuentas a pagar por 111.059 euros (la mitad de dos hipotecas, ambas con Banco Santander, de 35.062 y 75.997 euros respectivamente).

En el caso de los inmuebles, el regidor manifiesta que es propietario de la mitad de dos viviendas y del 16,66% de otras dos, mientras que es propietario o participa en tres fincas rústicas, cuyo valor catastral asciende a 200,57 euros, todas ellas en la provincia de Castellón.

En términos de activos no inmobiliarios, Pradas ha un saldo de 121.393 euros en cuentas corrientes bancarias, Tiene 3.244€ en un fondo de inversión de National Nederlanden y también tiene un plan de ahorro de 15.005€, más Dos coches: un Volkswagen Golf por valor de 22.000 euros y un Toyota Avensis (mil euros).

Jefe de Hacienda

El otro nombre importante es el del Ministro de Hacienda, Ruth Merino, nacida en Castellón. Declarar patrimonio totalizando 233.710 euros y deudas por 170.250 euros, correspondientes a dos hipotecas, respectivamente, de 51.750 y 118.500 euros.

En cuanto al patrimonio urbanístico, precisa que es propietario de la mitad de dos viviendas en Valencia (con un valor catastral de 77.000 y 87.701 euros respectivamente) y la mitad de una vivienda en la provincia de Castellón (52.694 euros), por un total de 217.305 euros.

En cuanto a los activos no inmobiliarios, Merino dice que tiene cuentas bancarias con un saldo de 10.615 €, acciones de 1.600 € y Dos vehículos cuyo valor asciende respectivamente a 3.000 y 1.100 euros, que asciende a un total de 16.315 euros.

El variado legado de Miguel Barrachina

La lupa también está puesta sobre los portavoces de los distintos grupos políticos de Corts. En el caso de PP, Miguel Barrachina de Castellón presenta una declaración patrimonial muy variada. En un lado, no tiene deudas y sumar los bienes por un total 448.485 €. Del total de estos activos, 245.752 euros corresponden al valor catastral de varios inmuebles: en Castellón una casa (33.219 euros), en Madrid una casa (118.080 euros) y un inmueble urbano (7.531 euros); y en fincas turolenses urbanas (2.500 euros) y rústicas (40.000 euros).

En este apartado, el alcalde popular también incluye la nuda propiedad del 16,6% de una vivienda en Castellón (34.345 euros) y del 16,56% de locales en Castellón (234.588 euros).

En materia no inmobiliaria, Barrachina declara un coche Peugeot 508 (12.000 euros), una tractora Massey Ferguson (10.000 euros), cuentas bancarias con 11.958 euros y otros 32.608 en un fondo de inversión, acciones por valor de 51.673 euros y un plan de asistencia social por valor de 84.493, equivalente a 202.733 euros.

Barrachina es uno de los portavoces más ricos de la actual etapa en el parlamento autonómico, aunque superado por el Defensor del Pueblo para el Compromiso, Joan Baldoví, que declara un patrimonio de 638.716 euros y tampoco tiene deudas.



Source link