«Podemos devolver las urnas, no sería la primera ni la última»

Luis Planas concede esta entrevista al día siguiente de presidir el Consejo Informal de Pesca de la Unión Europea en Vigo, se ha reunido con empresarios y ha tenido otra entrevista, hará una tercera, verá el trílogo y seguirá con los documentos de una campaña en la que compagina su labor como ministro, como miembro del Gobierno al frente del Consejo de la UE y número 1 del Congreso de Córdoba. Presidirá el Consejo de Agricultura y Pesca en Bruselas el martes. cómo va «Se trata de poner horas, experiencia e imaginación», resume.

Estamos en la última parte de la campaña y las encuestas no están nada a favor del PSOE. ¿Cómo se siente Luis Planas?



Tengo la sensación en esta campaña de que vamos de menos a más. Pasamos de tener un poco de frío en el momento de la llamada y en los días previos a la toma de posesión hasta el pasado fin de semana. Creo que la gente ya está muy convencida de ir a las urnas y en segundo lugar, al menos a quien hablo, de votar al Partido Socialista.

Así que tiene fe en la posibilidad de un cambio de tendencia en las encuestas.

Creo que volveremos allí. Es como una carrera de bicicletas donde hay una gran pendiente y en una distancia muy corta puedes ganar o perder. Creo que tenemos posibilidades de ganar las elecciones precisamente porque tenemos al PP a la vista. Podemos devolver encuestas perfectamente, no sería la primera ni la última vez. Las razones fundamentales no faltan; Si quieres, podemos hablar de ello.

¿Puedes resumirlos en una respuesta?

Bueno, creo que hay dos que están muy claros en nuestro manejo como gobierno. Hemos vivido un periodo muy difícil, con la pandemia, la guerra de Ucrania, hemos tenido que tomar decisiones muy difíciles, pero creo que se han valorado. Primera vacunación, protección de empresas, autónomos y familias. A nuestro regreso comenzó la invasión rusa de Ucrania, que también tiene consecuencias económicas, y también hemos tomado medidas al respecto. Pero también he esbozado un perfil de respuesta estratégica a tres grandes temas que, en mi opinión, representan el presente y el futuro de la sociedad española. El primero es obviamente la igualdad, creo que se han dado pasos muy importantes en el sector público y privado, así como en las empresas. En segundo lugar, el gran reto de la digitalización, que es la nueva revolución industrial para todos los sectores. Y un tercer aspecto, relacionado con el cambio climático, que está aquí. No entiendo por qué el PP no quiere hablar de él para no defraudar a Vox, es una realidad. Hay un cuarto aspecto, el social, nos hemos preocupado en esta legislatura no solo de mantener la competitividad de nuestra economía con cuentas equilibradas, sino también de mejorar la situación de los trabajadores con el aumento del salario mínimo interprofesional, que beneficia a más de 90.000 trabajadores cordobeses. O la reforma laboral, con la que uno de cada dos contratos ya es estable. Y las pensiones van aumentando según el IPC.

“La industrialización a través de la base logística será un complemento indispensable para nuestra economía”

En este espacio de paridad que es la bandera socialista, ¿cuánto le dolió el error de la ley sí es sí o la polémica generada en torno a la ley trans?

Estos son problemas diferentes. La finalidad de la ley sí y sí era y es correcta y de hecho existen legislaciones europeas en este sentido, el mismo Parlamento Europeo votó el otro día una resolución indicando que las legislaciones europeas deben avanzar hacia una aceptación del principio del consentimiento. Pero es cierto que hubo aspectos legales indeseables que oscurecieron la efectividad de la ley y tuvimos que cambiarla a pesar de la incomprensión de nuestro socio en el poder. En lo que se refiere al derecho trans, es consistente con otras leyes del panorama internacional. Es cierto que ha habido cierta polémica desde algunos sectores del movimiento feminista, pero eso no impide que sea una ley perfectamente equiparable a otras leyes en este campo.

Asegura que si el PP gana las elecciones, España pasará de la Premier League con Francia y Alemania a la tercera división. ¿No es eso mucho descenso?

He dedicado toda mi vida a los temas europeos, conozco todas las vicisitudes y la aventura positiva y constructiva que ha supuesto para España la entrada en la Unión Europea. Y veo que ahora vamos fuerte, dentro de la UE con Alemania y Francia, el Primer Ministro juega un papel fundamental. Y muchos ministros también en nuestra región. Y veo un Partido Popular absolutamente despistado en este asunto y lo que es peor, posicionándose en la orientación de una derecha europea, afortunadamente minoritaria, que quiere pactar con la extrema derecha en Europa y en España. Lo siento mucho por España y por la UE. Para España, porque rompe con una línea tradicional de alternancia de gobiernos con la misma orientación estratégica básica, con lógicas y orientaciones programáticas distintas. Inserta contenidos antiigualitarios, xenófobos en muchos casos y decididamente antieuropeos. Por eso dije que iríamos a segunda o tercera división.

¿Y en el caso de la UE?

Este es un debate que tendremos el próximo año durante las elecciones europeas. Pero la construcción de Europa se basa en un consenso fundamental de acuerdo entre países y entre familias políticas. Los socialdemócratas, los demócratas cristianos y los liberales, que estuvieron en el origen de la Unión Europea y prácticamente todas las comisiones europeas tenían este componente. Ahora vemos que parte de la derecha quiere atraer a gente como el partido polaco o el partido húngaro o los Hermanos de Italia al Partido Popular Europeo. Todo esto me parece muy preocupante, sobre todo si se tiene en cuenta que en el escenario europeo claramente hay un país, Rusia, que no solo ha atacado a un país vecino, Ucrania, sino que también está intentando, a través de su influencia e instrumentos, entrar en la agenda de los países de la Unión Europea. Lo vi hace poco en Francia. Esto lo vi en España por la explosión del independentismo catalán en 2017. Y me parece muy peligroso.

¿Y a este escenario se suma la posible entrada de Vox en el Gobierno?

Bueno, esto es responsabilidad del Partido Popular. No es culpa de Vox, es culpa del Partido Popular, que es el que integró muchas de las tesis de Vox para sacar resultados. Se ha movido a su derecha. Como decía José Luis Rodríguez Zapatero, el centroderecha ya no existe, en España hay una derecha.

En esta legislatura se ha hablado mucho del desarrollo logístico de Córdoba a partir del proyecto de la base logística, pero faltan las infraestructuras necesarias como el ramal central, algunas vías. ¿Por qué no recibieron un mayor impulso?

No estoy de acuerdo con eso. Creo que Córdoba tiene una infraestructura y una ubicación geográfica estratégica, y la A-4 y nuestras conexiones ferroviarias nos ofrecen grandes posibilidades. Esto no quiere decir que no queden otras cosas por hacer, por ejemplo la posibilidad de utilizar Córdoba como plataforma logística para conectar el puerto de Algeciras con Zaragoza, el llamado ramal central. Pero cuando hablamos de infraestructuras estamos hablando de tiempos que normalmente superan la legislatura. También soy muy optimista con este proyecto de tractor que constituye la Base Logística, que no es una simple tarea de almacenamiento de material, sino que conlleva una responsabilidad muy importante desde el punto de vista tecnológico. También creo que complementa una provincia como esta, que es muy completa, con un sector agroalimentario muy competitivo y un sector turístico que se ha desarrollado espectacularmente. Creo que esta industrialización inducida por la Base Logística será un complemento esencial de nuestra estructura económica.

En el norte de la provincia, 80.000 habitantes sacan agua con cántaros desde hace tres meses. ¿Hubo falta de previsión por parte de las administraciones?

Este debe solicitarse a la persona responsable de la gestión del problema, es decir, los Municipios y la Provincia. Y en cuanto a quién tenía que hacer el trabajo, quedaban 700 metros, la Junta de Andalucía no lo terminó y tuvimos que hacer una actuación de emergencia que conecta La Sierra Boyera Colada. Ahora la Diputación, y esto me parece muy positivo, hará una inversión más. Este es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos, no sólo en Córdoba, Andalucía y España, sino también en muchas partes de Europa. Y está ligado a los grandes retos del cambio climático. Tendremos no solo temperaturas constantemente altas durante un buen periodo de tiempo, sino también una gran necesidad de agua tanto para el consumo humano como para la agricultura y la industria en sí. Y esto solo se puede responder mediante un mejor aprovechamiento de cada gota de agua o el uso, en el caso de la agricultura, de agua regenerada o desalada. Tenemos que luchar contra el cambio climático, pero también adaptarse a este escenario. Y debemos asegurarnos de que nuestra agricultura también se adapte. Hay medios técnicos para esto.

En este escenario de escasez de agua, ¿tiene la culpa el riego? ¿Vamos hacia una reducción o una limitación?

Hay quienes los cuestionan. Pero desde el principio he marcado el terreno y lo he negado muy claramente. ¿Por qué? Porque siendo exactamente el 23% de la superficie agrícola de España, la producción de nuestros regadíos representa nada más y nada menos que más de dos tercios de la producción agrícola total de España. O el riego es sostenible o no tiene futuro. Y ser sostenible significa usar energía renovable y las mejores tecnologías disponibles para usar la aplicación para usar cada gota de agua y no desperdiciarla. Por cierto, también se necesita para el consumo humano. Regularmente vemos artículos en la prensa sobre tuberías de agua potable altas o bajas que no están en buenas condiciones y tienen fugas, a veces entre el 20 y el 30% de los volúmenes. En el siglo XXI, es realmente insoportable.

«Veo un PP desorientado en la UE y, peor aún, en el grupo que quiere congeniar con la extrema derecha»

¿Qué se hará para ayudar a los agricultores y cooperativas a hacer frente a los efectos de la sequía?

Ahora tenemos una combinación de factores que no es fácil. Primero tuvimos covid, que ya fue un momento en el que creo que el sector agroalimentario reaccionó. Cuando reanudamos la guerra en Ucrania, terminó por hacer añicos lo que parecía un futuro muy claro. Y ahora tenemos el factor sequía. Pero tenga cuidado de no perder de vista el panorama general. A pesar de las difíciles coyunturas, gracias a la Ley de la Cadena Alimentaria aprobada en esta legislatura, gracias a la Política Agraria Común y su apoyo, gracias a los seguros agrarios y gracias a los casi 4.000 millones de ayudas directas e indirectas que hemos aprobado por el Gobierno de España en los dos últimos años, el sector ha conseguido seguir funcionando. Los últimos de estos, los que aprobamos en mayo, se refieren a los sectores ganadero y agrícola. Creo que eventualmente tendremos que adaptarnos a la nueva situación. Las propias cooperativas, a través de los socios, tienen las herramientas y, si no, tendrán que ser autorizadas para continuar en estas circunstancias. Así que creo que es un momento difícil, pero de ninguna manera es un momento insuperable.

Asaja interpuso una denuncia sobre el proyecto de ordenanza de desgravación que tienen por sequía, piden incluir olivo, viña, cítricos.

Pero, ¿y Asaja?

asaya cordoba

Tenemos un marco de diálogo donde tenemos conversaciones con comunidades autónomas, organizaciones agrarias nacionales y también cooperativas a nivel nacional. Actualmente estamos trabajando en los comentarios que hemos recibido de las organizaciones de agricultores de todo el país. También recibimos algunos de carácter provincial o local, a veces contradiciendo el punto de vista de la organización nacional. Por ello, desde el Gobierno de España intentaremos que esta ayuda sea lo más eficaz posible. Hay que tener en cuenta varias circunstancias: se trata de lugares afectados por sequía, con o sin pérdida de ingresos, que es complementario al propio seguro agrario ya la línea de sequía. Las circunstancias son muchas y, dependiendo de cada una de ellas, haremos pública esta articulación de ayuda nacional en los próximos días. Empecé con los animales, que ya son públicos. Estos serán los del primer pago y esperamos poder pagar la ayuda agrícola en el mismo año, probablemente en los últimos cuatro meses.

Hizo campaña por la redacción de la Ley de Agricultura Familiar. ¿En qué consistiría?

Cuando redactamos el Plan Estratégico Nacional de la PAC, que fue un gran consenso que obtuvimos a nivel de las 17 comunidades autónomas y del gobierno español, comprobamos que más allá del plan estratégico había aspectos que necesitaban ser regulados y actualizados. En España, la ley básica que tenemos es la Ley de Modernización Agraria de 1995. Por eso hemos integrado la agricultura familiar y los profesionales, como llaman a la gran clase media de nuestro medio rural. En este contexto, nos ha parecido absolutamente necesario considerar cuestiones como quién califica como agricultor profesional, qué califica como agricultor a tiempo completo o parcial, el tema de la propiedad compartida entre hombres y mujeres o la incorporación de jóvenes. Muchos aspectos que tienden a fortalecer esta agricultura familiar y profesional que es, en mi opinión, la que más vida da a nuestro medio rural. Sin olvidar que también hay una agricultura necesaria, más industrial.

La UE está en medio de negociaciones con Marruecos para intentar renovar el acuerdo de pesca, pero eso depende de la opinión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el recurso que interpusieron para defender el protocolo. Si es en contra…

No quiero anticiparme a los acontecimientos.

Pero, ¿qué alternativas hay?

Existe un acuerdo de pesca y de él se deriva un protocolo de aplicación. Lo que ha pasado ahora es que este protocolo de aplicación ha caducado. Fue el Partido Socialista el que se hizo cargo del acuerdo pesquero marroquí, por lo que pocas lecciones se pueden aprender sobre cómo hacerlo, sobre las negociaciones comunitarias y sobre el papel de España. Para los pescadores afectados ya hemos publicado un llamamiento de ayuda y si un barco no cumple las condiciones, porque se han acabado los fondos, buscaremos otra solución. Y está la cuestión del futuro acuerdo. Hemos hecho algo que me parece muy importante, acordado la semana pasada en la comisión mixta, continuar con el trabajo de investigación y técnico en el sector pesquero para que, una vez que el Tribunal de Justicia haga pública su decisión, podamos retomar las negociaciones del protocolo. Creo que la posición es muy clara no solo por parte de España, sino también por parte de la Comisión Europea, el Consejo de Ministros y el apoyo de algunos Estados miembros a este recurso. Creemos en la plena vigencia del protocolo ya caducado. Estamos convencidos de que tenemos razón.

Y si no te lo doy, ¿hay plan B?

No, hay que responder las cosas según se presente la situación. Si los protocolos anteriores eran perfectamente legales, por qué no este, que es una continuación de los protocolos anteriores. Somos muy conscientes de que hay un elemento que no está relacionado con la pesca, hay un elemento político que quieren introducir. Creemos que las buenas relaciones en todos los ámbitos entre la Unión Europea y Marruecos y entre España y Marruecos son buenas para ambas partes. Y eso incluye el capítulo de pesca.

Los ministros de la UE debatieron estos últimos días en Vigo sobre la descarbonización de la flota pesquera, con un objetivo muy ambicioso para 2050. Pero, ¿cómo se puede hacer esto sin ayudas a la construcción?

Francamente, si nos fijamos en la contribución de CO2 de la flota pesquera, es mínima en comparación con el transporte marítimo internacional, y mucho menos en sectores como la energía o la industria. Estamos pues hablando de una pequeña realidad en relación con el todo. La segunda pieza: obtener proteína de melocotones cultivables de alta calidad es probablemente el que tiene la huella de carbono más baja, lo que creo que está muy claro. Pero seamos realistas, estamos al principio del principio en cuanto a combustibles alternativos y tecnología, aún queda mucho por estudiar, hacer e innovar. Y la flota comunitaria tiene una edad media superior a los 31 años, en el caso de Spagnoli, 34 años. Entre los 8.700 pesqueros que hay en España tenemos todo tipo de realidades. Creo que la reunión de Vigo fue un éxito frente a la propuesta de la Comisión Europea de romper el tabú según el cual los fondos europeos solo pueden conducir a la modernización en su caso, pero no al aumento de potencia o tonelaje. La mayoría de los segmentos de la flota no tienen el nivel de rentabilidad que permitiría construir barcos solo con financiación privada. Pero también encontramos que la pesca extractiva y la acuicultura son parte fundamental de lo que llamamos seguridad alimentaria, que no es más que el suministro diario de alimentos en cantidad y calidad suficientes ya precios razonables. Es muy fácil de decir y muy difícil de hacer.

Gracias Ministro.

Me gustaría añadir, de cara a las elecciones del domingo, que el Partido Socialista, con una clara voluntad no sólo de ganar las elecciones, sino de continuar por un camino que ha sido el que ha emprendido España en lo que llevamos de cinco años y creemos que es necesario construir lo que llamamos la mejor España, de una España abierta, libre y unida, moderna y profundamente europea. Esta es la visión que tenemos y para ello pedimos a los votantes que apoyen al Partido Socialista para dar este futuro a la mejor España.



Source link