Policía detuvo en las afueras de Guadalajara a una banda que contrabandeaba cocaína en vuelos comerciales

La Policía Nacional, en un operativo conjunto con el HIS estadounidense y la DIRAN de la Policía Nacional de Colombia, desarticuló una organización criminal dedicada a traer cocaína a España a través de maletas ocultas en vuelos comerciales.

En concreto, los agentes detuvieron a tres personas en las afueras de Guadalajara y se incautaron de 60 kilogramos de cocaína, repartidos en paquetes, que iban a ser introducidos de contrabando en España. La organización -con sede en la provincia de Madrid- contaba con el potencial económico necesario y los contactos suficientes en el país productor (Colombia) para realizar envíos regulares de cocaína a España, explicó en un comunicado.

Las investigaciones se iniciaron a principios de 2023 cuando, gracias a la colaboración de la policía internacional, la Policía Nacional tuvo conocimiento de la existencia de una gran organización criminal -con sede en Madrid y controlada por Colombia- que se habría dedicado a la importación de grandes cantidades de cocaína.

Tras varias intervenciones de la policía, los agentes identificaron al jefe de la organización, un ciudadano de origen colombiano sin antecedentes penales. El sospechoso también tenía los contactos necesarios en los principales países productores de cocaína y la capacidad de coordinar este tipo de transporte.

A medida que avanzaba la investigación, trascendió que el principal sospechoso se había desplazado a España para mantener diversas reuniones y encuentros con otros sujetos vinculados al mundo del narcotráfico. Todo esto con el único fin de materializar un cargamento de cocaína procedente de Colombia, que venía saliendo desde hacía varios meses.

ORGANIZACIÓN JERÁRQUICA Y ESTRUCTURADA

La organización, asentada principalmente en la provincia de Madrid, estaba perfectamente estructurada y jerarquizada, según la Policía Nacional. Además, contaba con potencial económico suficiente para realizar este tipo de transporte a España de forma habitual. En ese sentido, la droga fue introducida al país a través de maletas en vuelos comerciales, escapando a los controles rutinarios a los que se somete el equipaje tanto en origen como en destino.

Para ello, los integrantes de la red contaban con los contactos necesarios -dentro de las organizaciones criminales productoras de cocaína- que les permitían introducir maletas contaminadas en los aeropuertos latinoamericanos.

Asimismo, contaban con personas de confianza encargadas de recibir la droga y distribuirla por todo el territorio español. Finalmente recurrieron a otras personas de apoyo que recogían las maletas del aeropuerto y las transportaban a los lugares donde iban a ser distribuidas, colaborando a cambio de un beneficio económico.

El flujo constante de reuniones en curso alertó a los oficiales sobre la inminencia de una operación de contrabando de drogas, lo que llevó a una operación policial que resultó en el arresto de tres personas y la incautación de 60 kilogramos de cocaína. La droga se distribuía en varios paquetes en los que se podía reconocer el logo de una marca muy conocida en el mundo del narcotráfico internacional.

Tras las detenciones, los agentes intervinieron diversos equipos informáticos utilizados para disimular conversaciones con personas vinculadas a la organización en países productores de cocaína, lo que denota el alto grado de profesionalidad, experiencia y refinamiento de los sospechosos.



Source link