«Solo los mayores recuerdan al milano real»


Hace poco más de 60 años, el milano real sobrevolaba las montañas de Gran Canaria en busca de una presa, un ave que sólo «recordarán los mayores de la isla». Hasta la fecha no se han encontrado ejemplares en esta isla ni en ninguna otra del archipiélago. La última vez que vimos uno fue en 1967.. Sin embargo, existe la posibilidad de un regreso a los cielos de Gran Canaria de esta rapaz de tamaño medio-grande (hasta 1,80 m de envergadura y 1 kg de peso), cola fuertemente bifurcada, plumaje rojizo y garras y pico relativamente débiles.

Esta es la línea de fondo «Estudio de viabilidad para la reintroducción experimental del milano real en Gran Canaria»elaborado por el Grupo para la Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat (Grefa), bajo la coordinación de Claudia Schuster y Fernando Garcés, y con la dirección y supervisión científica de Javier Viñuela, investigador del Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos del CSIC, al respecto. carroñero y especie emblemática del ecosistema de la islaPARARclasificada como especie amenazada en España.

La investigación, que fue presentada a técnicos de la administración pública, veterinarios, cazadores e investigadores, fue «muy bien recibida» por el Cabildo de Gran Canaria, que mostró «un gran interés por este proyecto» que, por otro lado, tiene beneficios para el ecosistema de la isla, apunta Viñuela.

«Es un desafío interesante y Gran Canaria es un lugar óptimo para el estudio y la recuperación porque, entre otras cosas, es una de las islas donde fueron más abundantes”, dijo el experto. El estudio, que se centra en las causas que llevaron a la desaparición de la población de milano real en Canarias, vincula su desaparición al cambio climático, aunque este factor no sería determinante en sí mismo. Señala que se ha corregido uno de los principales motivos de su desaparición, al dejar de utilizarse las fumigaciones con lindano.

Según Viñuela, su reintroducción experimental sería de gran interés científico “en el actual contexto de cambio climático y sería además un elemento importante para la restauración ecológica de las islas”. En este sentido, señala que al ser una especie “fuertemente asociada a las actividades humanas y a una estrategia de búsqueda de alimento”carroñero y depredador muy oportunista, pero con poca capacidad de caza“-pequeños animales muertos o enfermos u otros que sean fácilmente capturados- también podrían utilizarse para evaluar la capacidad de la isla para mitigar los efectos del cambio climático.

Imagen secundaria 1 -

Imagen secundaria 2 -

El estudio proporciona algunos bocetos del entorno en el que podría crecer «Milvus milvus». Por ejemplo, evitan tanto la aridez como los climas muy húmedos, con lo que el centro y norte de las islas serían áreas donde podrían crear hábitats adecuados para la anidación debido a la abundancia de pinares en Inagua, Ojeda, Pilancones y Tijarana (suroeste) y Tamadaba (noroeste).

solo necesito árboles grandes para la reproducción y espacios abiertos con vegetación herbácea o arbustiva para la alimentación, que también se encuentra en ciudades y edificios, lugares donde se reproduce con cierta frecuencia. Y, por otro lado, no tendrían «enemigos de los terrenos escarpados» excepto el halcón peregrino que se ha extendido tierra adentro.

Sin conejos, sin perdices

en fin ayudaria control natural de especies invasoras que existen en la isla, como la culebra y las lagartijas de California, para la conservación de otras especies (el cuervo y el águila) y allanarían el camino para la reintroducción de la guirra, matiza.

Asimismo, los milanos reales no son buenos cazadores de conejos. Muy rara vez podrá atrapar un conejo adulto sano, o perdices y palomas adultas sanas en vuelo, por lo que no habrá problemas con los cazadores.

Sin embargo, como carroñero y cazador de roedores, es altamente susceptible a intoxicaciones secundarias por rodenticidas anticoagulantes -SGAR, cuyo uso está actualmente muy asociado a la agricultura intensiva, pero que puede mitigarse con una buena selección de los puntos de liberación y la implementación de un plan de manejo integrado de roedores, especifica el estudio.



Source link