Los incendios forestales superan por primera vez el maltrato animal en Castilla y León


La lucha contra los incendios forestales en un año especialmente dramático para la Comunidad en el que se quemaron 45.262 hectáreas de bosque, igual a la superficie de los últimos diez años acumulados, fue también un objetivo prioritario en 2022 para el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) de Castilla y León. Al menos eso muestran sus datos, ya que cerró el año con 39 personas detenidas o investigadas por el delito, la cifra más alta de los últimos años, según informó ICAL.

Tras los incendios, los delitos de caza ocupan el segundo lugar con 35 detenidos, mientras que el maltrato de animales, que en los últimos años ocupaba la cima del ranking de delitos, ocupa el tercer lugar con 32 sospechosos, a los que hay que sumar 19 por abandono de animales de compañía. En total, estos agentes de la Guardia Civil detuvieron o investigaron a un total de 347 personas en la Comunidad el año pasado.

El jefe de la Unidad de Protección de la Naturaleza de la Zona de la Guardia Civil de Castilla y León, comandante Juan Manuel Vicente Martín, confirma a Ical que entre los detenidos no hay nadie que cumpla con el modelo de comportamiento de un pirómano, una persona con tendencia patológica o enfermiza y que valore los daños que causan, explicando al mismo tiempo que los que han sido investigados o detenidos por provocar incendios forestales lo fueron por negligencia o negligencia de un incendio forestal. Los casos más habituales son que el fuego se propague sin control tras la quema de rastrojos o hierba, por el uso inadecuado de maquinaria agrícola o herramientas como soldadoras o radiales. Sin embargo, Vicente Martín señala que también se inician hogueras con fines cinegéticos, para despejar parte del monte o simplemente para “vengarse”.

En cuanto al maltrato animal, la mayoría de los casos estaban relacionados con malas prácticas ganaderas, especialmente ovinas. El caso más común es la tenencia de una mascota que está atada o confinada, y que no cuidas.

Desde la reforma del código penal de 2015 se han introducido penas de prisión de entre tres meses y un año y un día por maltrato animal y de hasta 18 meses por muerte del animal. Las penas se agravan si se emplean las armas en malos tratos, en los casos de crueldad, cuando hay pérdida o inutilidad de un sentido primario, de un órgano o de un miembro, o cuando los hechos se cometen en presencia de un menor.

Después de los incendios, la caza y el maltrato animal, el mayor número de encuestados se centran en los ataques a la protección de la fauna y la flora (33), urbanismo (24) y fraude hídrico (23). Pero, además de la vigilancia del medio natural, el Seprona también tiene otras funciones como las relacionadas con la seguridad alimentaria, el control de semillas certificadas y, en los últimos meses, ha llevado a cabo una campaña de vigilancia del gas que utilizan los talleres mecánicos para recargar los compresores de aire acondicionado de los vehículos.

Por provincias, Ávila encabezaba con 107 presos o sospechosos, por delante de Burgos, con 40, y Zamora y Salamanca, ambas con 35. En el extremo opuesto estaba Segovia, con 14, seguida de León (25), Palencia y Valladolid, ambas con 29, y Soria (33).

aliados

Por otro lado, el comandante Vicente Martín también señala que desde hace un tiempo la colaboración de la ciudadanía se convierte en una gran aliada en la persecución de gran parte de los delitos medioambientales. Así, muestra que esta mayor concienciación se traduce en un aumento de denuncias pero también de denuncias particulares que sirven para desencadenar investigaciones. “Resolvemos muchos delitos y delitos gracias a la colaboración de los ciudadanos, sin su ayuda, en muchos casos, este tipo de conductas quedarían impunes”.

A su vez, también valora el trabajo de los grupos de conservación y animales, que colaboran activamente para denunciar las infracciones, así como comparecer en algunos casos judiciales, lo que en muchos casos facilita la labor de la policía.

Infracciones administrativas

Finalmente, en cuanto a las infracciones administrativas, el Seprona cometió el pasado año 13.021 en la Comunidad, un 9,2% menos que en 2019. Las más numerosas son las relativas a residuos y vertidos (3.053), por delante de las procesadas por infringir la normativa sobre animales de compañía (1.911). En lo que a animales de compañía se refiere, también se persiguieron 337 delitos por incumplimiento de la legislación sobre animales peligrosos y 158 en el caso concreto de las razas caninas peligrosas.

Además, se cometieron 1.450 delitos por infringir las normas de sanidad animal, 995 por actos de bosquimanos, 998 por caza, 647 por sanidad pública y medicina; 596 con uso o contaminación del agua y 486 con pesca y 339 con camping y alojamiento turístico.

Por provincias, León lidera con 3.387 infracciones administrativas, por delante de Zamora (1.882), Salamanca (1.515), Segovia (1.290), Palencia (1.228), Ávila (1.190) y Valladolid (1.019). Debajo de mil aparecen Soria (789) y Burgos (721).



Source link