Corte Suprema reduce sentencia por homicidio involuntario para conductor drogado


Madrid (EFE).- El Tribunal Supremo ha rebajado la pena impuesta a un conductor que atropelló a otro coche mientras conducía drogado por la autovía de Madrid, en la mañana del 2 de octubre de 2017, porque no quedó demostrada la «influencia» de las sustancias que consumió en el accidente, en el que murió una mujer.

No se desconoce ni la fecha ni la hora del consumo de drogas como la MDMA, en el que el imputado, de 47 años, dio positivo, tras el accidente en el que colisionó de frente con otro vehículo tras invadir y circular «directamente» por el carril contrario de la autovía M-501, a la altura de la M-501, en Presa de Madrid.

Ocurrió a las 12:15 del 2 de octubre de 2017, cuando el imputado perdió el control del automóvil mientras “conducía en línea recta sin ningún desnivel” por una carretera “en buen estado” y a pesar de la “buena visibilidad” y las condiciones climáticas.

Así lo declaró probado el juzgado de lo penal que le condenó a un año de prisión por homicidio culposo y le retiró el carnet por un año, pena que sin embargo fue aumentada por el juzgado de Madrid a dos años y medio de prisión, acusándole también del delito de conducción en estado de embriaguez.

una hipótesis alternativa

Tras estudiar el caso, el Supremo confirmó la primera sentencia y anuló la sentencia del Juzgado, que le reprochaba haber aumentado la pena sin declarar «la probada influencia de sustancias tóxicas» en su conducta, que el juez de primera instancia no había probado, «fuera de duda».

«Inusualmente, y nuevamente difícil de explicar, apunta a una hipótesis alternativa simple, que de hecho podría estar sesgada, pero no cambia el resto del hecho de que se declara probada» por el tribunal, dictaminó la Corte Suprema.

Los magistrados explican que para que exista una infracción a la seguridad vial no solo se debe acreditar que el conductor ha consumido alcohol o drogas, sino que también se debe demostrar que ese consumo ha mermado su capacidad psicofísica y la seguridad vial.

Y en ese caso, señala, aunque el tribunal afirmó que había indicios de que el imputado había consumido la droga, no se conocía «la fecha ni la hora de consumo», ni la «influencia directa» que tuvieron en su conducta y, señala, «a diferencia del alcohol, es el máximo de la experiencia técnico-científica que la droga permanece en el organismo más tiempo del que duran sus efectos».

Por tanto, «sin la afirmación clara y afirmada» de que los «efectos estimulantes, depresivos, estupefacientes o alucinógenos» de las sustancias estupefacientes «han incidido en la ocurrencia del accidente, comprometiendo las capacidades psicofísicas del demandante, no existe condena» por este delito, declara el Tribunal Supremo.



Source link