Queja contra las mamás de alquiler: El cuento de la criada no es ficción


La capital de españa, 22 abr (EFE).- Cien feministas se concentraron este sábado en La capital de españa, en oposición al Ministerio de Justicia, para negar la explotación reproductiva de las mujeres que supone la gestación subrogada, ciertas de ellas disfrazadas de personajes principales de ‘La criada tal’. », para denunciar que «no es ficción».

Bajo el lema «Las mujeres no se arriendan, los pequeños no se adquieren». sido cómplice. Instrucción para anular YA 2010” y con proclamas como “No somos incubadoras, no somos floreros, no somos úteros alquilados”, se redactó el acto, convocado por las asociaciones feministas abolicionistas Espacio Feminista Extremista y Acción Feminista.

Diez de los convocantes asistieron a la queja vestidos con el ‘traje’ de las ‘maids’ de la distópica serie fundamentada en la novela de Margaret Atwood The Wheelbarrow’s Tale para resaltar que ‘esto no es ficción, pero ahora sucede’. Silvia Vivanco, de Acción Feminista, ha dicho a Efe.

“Ahora pasa que mujeres en situación de puerta de inseguridad son adquiridas o alquiladas para agradar los deseos de otros”, ha dicho.

Las manifestaciones solicitaban al Gobierno que anulara inmediatamente la instrucción de 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y del Notariado relativa a la filiación de la gente nacidas por gestación subrogada en el extranjero, que «facilitaba la regularización en España de la crueldad ejercida contra cientos de mujeres y la adquisición de sus hijos”.

Entre los objetivos de la manifestación era denunciar la «incoherencia» del Gobierno que se define como el mucho más feminista de la historia «pero que no hizo nada para remover», según el comunicado, «que deja el tráfico en todo el mundo de bebés y la explotación reproductiva”. mujer. «mujeres», explicó Vivanco.

“No mucho más impunidad para todos los que fomentan o lucran con la explotación de mujeres atacables y el tráfico de pequeños”, demandaron en el manifiesto leído a lo largo de la queja.

Los organizadores denunciaron el «colosal negocio» que suponen los llamados «vientres de alquiler»: entre 50.000 y 200.000 euros, es «el valor de un recién nacido a la carta en un conocido mercado en todo el mundo».

Además de esto, sacaron a la luz la «grosera evasión de la ley por la parte de organismos, clínicas, pagadores y nuestro Estado, frente a los ojos de todo el mundo, con la colaboración de los medios blanqueando a este ‘humano’ del narcotráfico internacional».

«Disponemos leyes en este país que son letra fallecida para todos los que tienen la posibilidad de abonar por ignorarlas», destacaron las feministas, citando las de reproducción asistida o la mucho más reciente reforma a la ley de salud sexual y reproductiva y el aborto deliberado. de embarazo

A su juicio, la explotación reproductiva debe tipificarse de manera expresa como delito. “Es ilegal y habría de ser un delito que sea crueldad contra las mujeres y las transforme en una pura herramienta para ser útil los deseos del resto. No es una técnica de reproducción asistida, sino más bien la utilización de la mujer como incubadora humana”, resaltaron.



Source link