La declaración de ruina del cuartel de la Guardia Civil en Cartagena obligará al realojamiento de 80 familias


Los servicios técnicos de la Secretaría de Estado de Seguridad, del Ministerio del Interior, han declarado ruina la práctica totalidad del cuartel de Cartagena, inaugurado en 1965, y ya han dado instrucciones a sus mandos de la Quinta Zona (jefatura regional) y de la Quinta Compañía (jefatura local) para buscar alternativas en las próximas semanas para pasar unas semanas en el complejo Angely de Via Bruna. También tendrán que transferir todos sus servicios operativos. Los arquitectos prevén la demolición y reconstrucción de diez de los once bloques.

La evacuación del cuartel no es urgente, porque no hay riesgo inmediato de derrumbe, pero debe hacerse lo antes posible. La idea es evacuar en agosto, dijeron fuentes oficiales a LA VERDAD. En principio sólo sobrevivió el edificio más moderno, construido en los años 90, tras el atentado con coche bomba de ETA en el lateral de la vía Alfonso X el Sabio. Y si querían dejar en pie el ala de oficinas de dos pisos que corresponde a la fachada principal del complejo, también tienen la tarea de demolerlo. Esta situación requerirá el traslado de las oficinas y sucursales de todos los servicios locales, como los del Grupo de Tráfico, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), el Servicio Marítimo y el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS). La institución armada vio varios edificios públicos en Cartagena, incluida una antigua escuela, con la posibilidad de albergar estos servicios mientras se realizaban labores en su cuartel.

La Guardia Civil ha convocado una reunión de urgencia para el lunes 24 con todos los implicados para informar a los ocupantes de las viviendas y discutir soluciones de reubicación. Según la delegación del Gobierno, también informarán los colegios profesionales que representan a los guardias. Por otra parte, para el próximo miércoles está prevista una reunión entre el Coronel Jefe de la Quinta Zona, Jesús Arribas, y la Alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, durante la cual se evaluará el mecanismo de colaboración con las familias que deberán trasladarse a otra residencia, así como el posible traslado de las dependencias municipales para que la institución pueda seguir prestando servicios.

La decisión de declarar el cuartel en ruinas y obligar a sus ocupantes a trasladarse es consecuencia de una inspección realizada la semana pasada por los arquitectos de la Secretaría de Estado de Seguridad. En concreto, realizaron catas en las cubiertas de todos los edificios y comprobaron su estado de degradación y la necesidad, en principio, de desalojar a los inquilinos de las plantas quinta y tercera de los pabellones «de urgencia», indicaron las mismas fuentes.

La degradación arquitectónica de los diez edificios que componen el cuartel de la Guardia Civil de Cartagena es conocida desde hace años. Los puntales de los balcones y accesos a los pabellones, las cubiertas de chapa contra la caída de escombros de las cornisas y cubiertas, los cascotes de las fachadas y las grietas en las escaleras interiores son las principales evidencias de una situación que ha llevado al Ministerio del Interior a plantearse una reforma integral del conjunto para la que ha fijado un presupuesto de unos 9,5 millones de euros, pero sin fecha de inicio. El proyecto de reconstrucción acumula retrasos desde hace cinco años sin que el ministerio que preside Fernando Grande-Marlaska haya dado ninguna explicación.

Quejas reiteradas de la AUGC

Tal y como denunciaba la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) hace año y medio, los males arquitectónicos del cuartel tienen un origen muy claro: «El terreno sobre el que se asienta el edificio era una laguna, por lo que había que reforzar los cimientos, y los oficiales desconfían de posibles daños estructurales. Sus balcones, fachadas o aleros están muy deteriorados”. Este colectivo también denunció que en total, donde hay 120 viviendas, no se ha hecho ningún mantenimiento a las tuberías de agua ni al sistema eléctrico, cuyas facturas las pagan los inquilinos a prorrata por la ausencia de contadores individuales de luz.

Hace un año, el portavoz de la AUGC en la región, Juan García Montalbán, instó al ministerio a aclarar si el plan de infraestructuras de seguridad del Estado se limitará al derribo de dos edificios de oficinas y la construcción de dos más en su lugar, con vistas a Ángel Bruna, como estaba previsto inicialmente, o si construirá nuevas viviendas o reparará las actuales. La construcción de nuevas viviendas fue lo prometido hace dos legislaturas, ante el fracaso del proyecto de traspaso de los terrenos de la Plaza Severo Ochoa que la municipalidad proponía en su interior.

Noelia Arroyo: «La negligencia del Gobierno de Sánchez está desalojando a decenas de familias de sus casas»

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, atribuyó esta situación a la “negligencia del PSOE de Sánchez, que está a punto de desalojar de sus casas a las familias de la Guardia Civil de forma repentina y sin las precauciones necesarias. Había dinero para invertir en el nuevo cuartel, pero el Gobierno no pudo evitar la situación de riesgo en la que se encuentra el cuartel”.

Arroyo aseguró que “el Gobierno municipal pondrá todos los medios a su alcance para acoger a las familias de la Guardia Civil y para que esta institución y sus efectivos puedan seguir al servicio de los cartageneros. Es el gobierno central del estado el que está obligado a solucionar este problema, pero la Guardia Civil de Cartagena debe saber que su ayuntamiento está a su disposición para ayudarles a encontrar una solución.



Source link