El sábado, Araitz recreará el paseo en teleférico a Malloas

La hierba volverá a descender por cables desde las dehesas de Malloas hasta Gaintza, como viene haciendo desde hace décadas para facilitar esta ardua labor. Y es que el sábado tendrá lugar el Araizko Kablearen Eguna, la sexta edición de un evento para poner en valor este patrimonio, recuperado por la Asociación Araizko Zaporeak y el Ayuntamiento de Araitz para que no caiga en el olvido. Así, desde 2017 es un acto de transmisión y al mismo tiempo motivo de celebración; un día en el que los vecinos del valle se reúnen para recrear y escenificar su forma de trabajar en el pasado en un ambiente festivo. Otros objetivos son la exhibición y difusión de la cultura Baserri y sus productos, alimentos respetuosos con el medio ambiente. También se busca la promoción cultural y turística de Araitz, un hermoso valle que tiene mucho que mostrar y ofrecer al visitante.

Este sistema de cable aéreo se extendió en la primera mitad del siglo XX en varios lugares con fuertes pendientes. Mientras que en las comarcas montañosas de Aralar estaban destinadas al transporte de hierba, en el entorno pirenaico se destinaban principalmente a la troza. A partir de 1960 dejó de utilizarse y con ello comenzó su desmantelamiento. Pero no ha desaparecido de la memoria de los antiguos. Unos hablarán mañana de sus experiencias y saber hacer, mientras que otros darán explicaciones en directo sobre esta técnica y su tradición.

CADA HORA

La cita será a las 11:00 horas en la plaza de Gaintza, donde seremos recibidos, con explicaciones generales sobre el cableado de Araitz y su restauración, antes de subir con un agradable paseo hasta el campo de Zezalain, donde se recuperó el cableado, a unos 500 metros. Habrá una demostración de cómo afilar una guadaña, cortar el pasto y cómo se apila en láminas, se arma y luego se arroja sobre el alambre.

A continuación habrá una pequeña degustación de pintxos con productos y bebidas locales, aperitivo de la comida que tendrá lugar en el Gaintza txokoa. Las entradas estarán a la venta en la gasolinera de Arribe, 15 euros los adultos y 5 euros los txikis.

Cavo Araitz y los propios mallorquines son la base de otra iniciativa desarrollada por el Ayuntamiento, un pequeño espacio interpretativo y expositivo que se levantará en el mismo lugar donde se recuperó uno de los antiguos cables. Contará con diferentes elementos de ilustración y exposición que nos permitirán interpretar y ver este entorno natural. Con la colaboración de la Dirección General de Proyectos Estratégicos del Gobierno de Navarra, su ejecución está prevista para la primavera de 2024.



Source link