Se abre el telón en Navarra: empieza la diferencia

El teatro, dijo García Lorca, es «la poesía que sale del libro para hacerse humana». En esta ocasión, Ainhoa ​​Ruiz, Iciar Irurtia y Conchi y Maite Redín son las mujeres que han hecho compañía deambulando por Navarra, Tdiferencia.

Con un nombre nacido entre la casualidad y el aburrimiento, estas cuatro mujeres fundaron en 2010 esta cooperativa de mujeres dedicada al ocio, aunque con el tiempo, cuenta Maite, “se fue convirtiendo poco a poco en una gestora cultural”.

A pesar de tener una sala repleta de decoraciones que evocan recuerdos de Tdiferencia, las cuatro se sientan en una mesa blanca para organizarse: Ainhoa ​​​​​​​​e MAITE, la producción teatral (también, Ainhoa ​​​​​​​​se centra en proyectos en euskera); Iciar, comunicación y Conchi, contabilidad.

“Desarrollamos los proyectos de formación cultural que ofrecemos, que están repartidos por toda Navarra”, explica Maite. Los tres pilares que componen la compañía son “la producción teatral para adultos, familias y niños en euskera y castellano, la gestión cultural y el trabajo a tiempo parcial para instituciones públicas y privadas”.

Detrás de escena en Navara, han encontrado su vocación, su igualdad. “Tenemos un compromiso con la mujer. Estamos también en un momento de madurez que creemos que puede servir de trampolín para compañías de jóvenes artistas. Es nuestra obligación”. TDifferencia es, para muchos, un paraguas para proteger a los artistas que viven en el, a veces, volátil mundo del teatro. “Queríamos que nuestro trabajo fuera considerado una profesión digna en Navarra y queremos protegernos entre todos”, dice Maite.

“El teatro es una herramienta de transformación”. Así, con la intención de traspasar los confines de la sociedad navarra, provoca «un antes y un después». Para ello, todos aseguran que son «esponjas» de todo lo que sucede en el mundo.

A la hora de producir obras de teatro, siempre optarán por la comedia porque “creemos que la comedia es la verdadera forma de llegar a la gente. Cuando ríen y se regocijan, se abren y los mensajes se reciben con el corazón abierto y la mente relajada. Al llorar puedes bloquearte y dejar de recibir información. Y lo consiguen, incluso si los problemas a los que se enfrentan son tan complejos como la violencia, la desigualdad o la violación. «No es fácil, pero es nuestra apuesta».

CULTURA Errante

Actualmente la compañía está trabajando en KUL, un proyecto que pretende acercar la cultura al campo; por eso el lema es «la cultura en el corazón del pueblo». “Se trata de traer una cultura que no es cultural”, comenta Iciar. Los tres escenarios en los que actualmente se ubica Kul son una bodega en San Martín, una terraza en Sansol y un centro polivalente en Burgi.

Lo que han intentado es «convertir los lugares de trabajo en espacios culturales durante el tiempo que no se utilizan por primera vez, porque las zonas rurales no tienen un espacio para la actuación». Además, comenta Ainhoa, cabe señalar que “es obra de personas que han hecho la apuesta de quedarse en espacios aislados”.

“Nos abrieron puertas en todos lados. Por ejemplo, en San Martín, hasta nos dieron llaves”, ríe Ainhoa. Afortunadamente, el público entendió el propósito de Tdiferencia, que no es sólo que los habitantes de la ciudad concreta tengan acceso a la cultura, sino también que la gente se desplace y descubra las ciudades de Navarra. Como señala Maite, «si hago el esfuerzo de ir a tomar una cerveza o comer en un restaurante a dos kilómetros de distancia, ¿por qué no hacerlo para disfrutar de la cultura?».

Con fajas ya lo loco es un espectáculo de teatro que cuenta con más de 250 representaciones y tiene como objetivo prevenir la violencia de género en edades tempranas. “Trata de celos, relaciones madre-hija, amores incomprendidos… una comedia peculiar y divertida con un mensaje muy importante. Para nosotros es un orgullo porque nos representa muy bien”, dice Maite. Los cuatro se miran y sonríen. Es el estandarte de la empresa.

Además de los espectáculos de comedia, que tienen lugar los fines de semana, el proyecto KUL se complementa semanalmente con espectáculos de pintura y fotografía de artistas rurales. “Cada tres semanas la exhibición rota y visitan los tres espacios”, dice Iciar.

En Semana Santa trabaja en las escuelas de las tres zonas en obras de teatro que sirven de apertura a cada una de las escenas. Ainhoa ​​cuenta que «durante una hora a la semana, los niños tenían a una actriz como profesora de teatro». Aunque por circunstancias no pudo concluir lo que esperaban, sirvieron de campeones al final del curso. “Quería que los niños se sintieran artistas en estos proyectos porque lo son y pueden serlo”.

El 30 de diciembre de este año (y el 2 de enero en euskera) volverán al telón habitual del Teatro Gayarre con Las aventuras de Onín, un espectáculo inspirado en la saga de Ibon Martín nacido «de la cabeza de Maite», comenta con modestia Ainhoa ​​porque son todos un «tándem creativo».

La diferencia ha llegado a Ikigai, aunque, como dicen, “lo que hacemos habla más de nosotros que lo que podemos decir”. Se abre el telón; para empezar el espectáculo.



Source link