La campaña acaba sin una sola propuesta de novela segoviana por parte de los candidatos

Precedida de una campaña que ha sacudido a todo el país con un duelo de acusaciones y negaciones mutuas sobre quién es el mayor mentiroso, y llevada a Segovia sin que los candidatos provinciales hayan salido de sus respectivas páginas nacionales para plantearse problemas internos (ni una sola propuesta inédita en el mundo), se acercan las «elecciones más importantes de la historia de la democracia», según la «necesidad de frenar al PSOE de extrema derecha». «Es el momento de elegir entre España o el sanchismo», según PP. También hay mucho que decir sobre Vox y Sumar, llamados a ser pesos y contrapesos clave para inclinar la balanza a la derecha o a la izquierda, si en algún lugar se inclina y no se llega a un punto muerto. Esto no es tan histórico porque sucedió hace solo cuatro años (elección en abril y reconfirmación en noviembre de 2019) y también hace casi ocho años (diciembre y junio de 2016).

Lo que es absolutamente inédito, un récord, es que en esta fase ya se ha echado alrededor del 10% de la suerte, porque es el porcentaje de votos que irán a las urnas postales el domingo, redondeado al alza. Lástima que no se pueda saber si los sobres que llevará el personal de Correos a las urnas el domingo contienen resultados similares a los de los que votan presencialmente o son la clave del cambio de liderazgo, dado que no se contabilizan por separado, sino que se depositan en las urnas al final de la jornada.

En España se eligen 350 diputados al Congreso y solo tres dependen de Segovia, aunque es una de las provincias que, aunque sea pequeña, puede aportar su granito de diferencia y determinación a esta extraña división en una batalla bipartidista por la presidencia, encabezada por Pedro Sánchez y Núñez Feijóo, con dos invitados no muy pétreos y Santiago Abas Yocal Díaz. En total, este domingo se eligen 208 senadores (hay otros 57 designados por los gobiernos comunitarios), entre ellos cuatro segovianos.

La gran mayoría de las encuestas (prácticamente todas menos la CIS) dan como vencedor al bloque de derechas con el PP a la cabeza, aunque está por ver si obtendrá la mayoría necesaria para lograr la gobernabilidad. Aquí es donde radica la mayor incertidumbre, sobre todo porque la ronda de estimación mediática ya fue interrumpida el pasado lunes por la ley electoral. Varios días (seis hasta el 23-D) sin que se publiquen nuevos sondeos de opinión. Demasiados para dar algo por hecho en una campaña que fue también el primer seguimiento general, como se convocan las encuestas que incorporan cada día nuevas entrevistas, continuando con el cálculo de las de los días anteriores, para actualizar con más precisión el cálculo de la evolución de la intención de voto y las reacciones del electorado tras cada capítulo del discurso, casi siempre de enjundia provinciana vaciada por Segovia.

Los cuatro principales candidatos, consultados con sus representantes, han manifestado su disposición a impulsar temas como la rehabilitación del teatro Cervantes, las inversiones para la mejora del servicio del AVE y la revitalización del ferrocarril convencional, avanzando con la inminente puesta en marcha del Centro Nacional de Formación Profesional en el CIDE, la renovación del colector de Tejadilla, la búsqueda de soluciones a los problemas de seguridad vial local y el cruce de San Rafael. Naturalmente, un ejemplo es el hecho de que ninguno de los cuatro publicó un solo comunicado de prensa durante la campaña con una nueva propuesta local.

CIFRAS Y VARIABLES. En total, están llamados a votar 119.435 segovianos, sólo 56 menos que en las últimas elecciones generales, las de noviembre de 2019, pero con 115.794 residentes en España, con 336 menos, y 3.641 en el extranjero, con 280 más que, casualmente, los balances electorales que revelan un mayor número de lecturas electorales. no vuelvas

De los citados 119.435 electores que integran el censo provincial, 9.280 (7,76%) pidieron votar por correo, más del doble (+5.291) de los que votaron por correo en noviembre de 2019, cuando solo eran 3.989 (3,33%). Si el número total de votos que acabarán contabilizándose es similar en número al de entonces (86.451 con una participación del 72,35%), el peso específico del voto postal alcanzará el inédito 10%. No en vano, matemáticamente podría llegar al 10,73%, aunque a este porcentaje hay que restarle el 6-12% de solicitantes de postales que, tras presentar la solicitud, no suelen completar el trámite.

Otro punto común de incertidumbre lo aportan los segovianos que por su edad tienen la posibilidad de votar por primera vez y que por tanto nunca han tenido la posibilidad de expresar sus preferencias políticas a través de las urnas. Son 4.781, para ser exactos, los que han cumplido 18 años tras las elecciones generales de noviembre de 2019.

También está el stock de votantes que entonces se decantó por Ciudadanos, que desaparecieron de esta nueva candidatura electoral: 6.861 en Segovia, cifra que representa casi la mitad de los que necesitan una candidatura para obtener uno de los tres escaños en disputa en el Congreso de esta provincia, y que en esta última legislatura quedaron en manos de PP, PSOE y Vox.

PREVISIONES. La victoria otorgada al PP en la mayoría de las encuestas publicadas a nivel nacional contiene una réplica a nivel provincial que supondría dos mandatos para el Partido Popular y uno para los socialistas, lo que supondría volver al reparto que más se ha repetido desde las elecciones de 1977: nueve veces sobre quince, sin olvidar que este escenario era imposible porque el PP apareció en cuatro de las primeras encuestas en 46 años. funciona hasta 1989.

De hecho, los socialistas nunca han obtenido más de un diputado en Segovia, y los populares, desde el establecimiento de su formación, siempre han ganado dos hasta el derrumbe del bipartidismo que reinó durante tres décadas en 2019: en abril del mismo año perdieron el segundo puesto frente a la CS, favoreciendo además la primera y única victoria provincial hasta la fecha del PSOE en las elecciones generales; y más tarde en noviembre a favor de Vox.

Los Santiago Abascal se enfrentan ahora al difícil reto de superar las urnas para mantener su plaza en Segovia. En noviembre de 2019, con mejores proyecciones demográficas que las actuales, se aseguraron el tercer puesto de la contienda con 14.569 votos, 1.082 más de los que necesitaba el (entonces peor proyectado) PP para mantenerlo. Información que puede dar una idea de lo que necesitan unos de otros para conseguir sus fines El domingo, Vox también trata de los votos que podría perder el partido que impulsa su exlíder Macarena Olona; Puede que no sea mucho, pero llegados a este punto también es posible que el preciado tercer escaño se decida por unos pocos votos por diferencia…

Sumar, por su parte, se espera que casi duplique los resultados de Unidas Podemos en Segovia en noviembre de 2019, que se quedó en 7.901 votos como cuarta fuerza, casi 6.700 tras derrotar a Vox para hacerse con el tercer puesto.

Las incógnitas comenzarán a disiparse el domingo por la noche, aunque queda por ver cuándo se dará a conocer realmente la composición de un nuevo gobierno.





Source link