Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano


El calor puede afectar el sueño durante los meses de verano

Las altas temperaturas pueden dificultar la conciliación del sueño e impedir que consigamos el sueño reparador que necesitamos, lo que afecta al descanso estival. El sueño está condicionado por varios factores, uno de los más importantes es la temperatura. Numerosos estudios científicos establecen entre 19° y 21° como la temperatura ambiente óptima para obtener un descanso reparador. Mientras dormimos, el cuerpo experimenta cambios bruscos de temperatura, por ejemplo, durante el sueño profundo (REM), el cuerpo se enfría, desciende varios grados y se adapta al medio. El calor no solo impide conciliar el sueño, sino que también provoca un sueño fragmentado o muy superficial, que impide que el organismo recargue adecuadamente sus baterías.

6 consejos para dormir mejor en las noches calurosas

  • Elige el colchón adecuadoposible

Lo primero es elegir un colchón. Para buscar colchones en Sevilla, puedes acudir a Bed Matelas en Sevilla, donde sus expertos nos asesorarán sobre el que mejor se adapta a nuestras necesidades. Disponen de una amplia gama de opciones de las mejores marcas para garantizar el mejor descanso. Hay colchones que tienen una cara de invierno y otra de verano; las dos caras se diferencian por el material del que están hechos, que sirve para favorecer el bienestar de nuestro cuerpo. Pero hoy en día existen modelos de colchones más modernos elaborados con materiales tecnológicamente avanzados que no tienen la distinción entre los dos lados; un solo material es capaz de garantizar una termorregulación óptima en todas las estaciones.

  • Mantenga el dormitorio lo más fresco posible

Aunque tenemos aire acondicionado, la ventilación natural es importante. Lo mejor es abrir las ventanas temprano en la mañana, antes de la puesta del sol, y cerrar todo, incluidas las persianas, después de un rato para evitar que el calor entre en la habitación. De esta manera, la habitación se mantendrá más fresca después del anochecer.

  • Ropa de cama y pijamas adaptados

Es importante que la ropa de cama y los pijamas estén confeccionados con materiales naturales, preciosos y transpirables como el algodón o el lino.

  • Una ducha antes de dormir

Para combatir el calor de las noches de verano es recomendable ducharse con agua tibia o fría. Te ayuda a ir a la cama más fresco, lo que favorece el sueño.

  • Evite la cafeína y haga ejercicio antes de acostarse

Los expertos recomiendan evitar el café, el té o los refrescos con cafeína al menos tres horas antes de acostarse. Con el deporte pasa lo mismo, porque el ejercicio activa el cuerpo.

Es recomendable cenar al menos dos horas antes de acostarse para darle tiempo al cuerpo a terminar la digestión. El menú debe ser más ligero que en otras épocas del año para no provocar digestiones pesadas que impidan conciliar el sueño. Las cremas de verduras, el gazpacho, el salmorejo o las ensaladas son buenas opciones.

El descanso es fundamental para que nuestro organismo funcione correctamente, tanto a corto como a largo plazo, y siguiendo estos sencillos consejos, ni las noches más calurosas de verano te impedirán disfrutar del sueño reparador y saludable que tu cuerpo merece.



Source link