Un año después, la Corte recibe los recursos contra la condena de Cuco y su madre

La sentencia considera hechos establecidos que los padres de El Cuco, antes de declarar en el juicio por el asesinato de Marta, ocurrido en 2011, acordaron realizar una «Declaración concurrente y consistente para cubrir la actuación de Francisco Javier en la noche y madrugada del 24 de enero de 2009″, el conjunto»sabiendo que no decían la verdad y sin preocuparse por el daño que pudiera causar a la familia de Marta del Castillo.

Así, cuando El Cuco declaró ante el tribunal el 25 de octubre de 2011, aseguró que en la noche del 24 de enero de 2009 “No había estado en casa” en León XIII, sino con varios amigos, “en momentos distintos a los realesir a su casa sobre las 11.30 horas», donde se encontró con su ya fallecido padre, que había salido a tirar la basura, «para luego subir a su casa y no salir, cuando la verdad era muy distinta» en las sentencias del Juzgado de Menores y de la Sección Séptima de los Juzgados de Sevilla.

El 16 de noviembre, la madre de El Cuco, Rosalía García Marín, dijo a la Cámara: «Saber que no es verdad»que salió con su marido a tomar unas copas sobre las 23.30 horas en el Bar La Portada, volviendo a casa sobre la 1.30 o las 2 de la madrugada del 25 de enero, “encontrándose dormido en su habitación a su hijo Francisco Javier, cuando en realidad estaban en el lugar mencionado. Al llegar a la casa no encontraron a su hijo hasta las 4.30 horas”.

La defensa pide un nuevo juicio

Los abogados de los dos condenados y los padres de Marta del Castillo impugnaron esta sentencia. Los abogados de Cuco y su madre, Agustín Martínez Becerra y Rafael Ramírez-García del Junco, pidió que se volviera a intentar el juicio mediante interrogatorio «imparcialidad e independencia» del juez que celebró el juicio, en relación con las declaraciones que el magistrado Olga Cecilia Simone pronunciado en la vista, aunque subsidiariamente pide a la Audiencia de Sevilla que, si no se anula el laudo, absuelve a Cuco del delito de falso testimonio o, según el caso, se dicte sentencia en la que se valore y justifique el atenuante de la «demora injustificada» en el conocimiento de la sentencia dictada por el juez.

La defensa recuerda las expresiones del juez cuando dijo que este juicio se trataba de un delito de perjurio, «cuyo origen es la desgraciada muerte de un menor» y por el que «se lloró toda España», expresiones de las que parece deducir que «ella misma se sintió afectada y condicionada», mientras que «conviene recordar que mi autora fue condenada». el delito de encubrimiento de estos hechos. Después de eso, con estas declaraciones, señaló una manifiesta animosidad hacia mi padrino, como parte activa de los hechos que han afectado a todo el país, incluyendo, por supuesto, a Su Señoría, por lo que debe entenderse que existían razones objetivas para creer que el Juez expresó perjuicio al imputado en cuanto al estado de ánimo que su participación en los tristes hechos del crimen y la desaparición del cuerpo de mi defendida Marta del Castillo causó en su persona. »

Por su parte, la familia de Marta del Castillo, representada por la abogada Inmaculada Torres, impugnó los medios de la defensa, destacando que los alegatos de la defensa son un «solo una denuncia formaldesprovisto de contenido material que, curiosamente, es formulado por la defensa del imputado una vez conocida la sentencia, sin protesta una vez durante las dos sesiones de la audienciani de las expresiones de su honor -que se interpretan en un camino inclinado– ni enviar preguntas».

El abogado recuerda que la reunión fue «levantada en su momento y que de estas grabaciones se desprende que las expresiones mencionadas en la citación fueron sacado de contexto e interpretado de manera parcial y partidistaya que durante las grabaciones se puede comprobar, de manera absolutamente correcta, el trato reservado por el magistrado a las partes y a los abogados, permitiendo que los abogados se expresen libremente, aun admitiendo la solicitud hecha por la propia defensa de que no se presentaran pruebas, con la reiterada protesta de esta acusación particular, interviene Su Señoría sólo para centrarse en el objeto del proceso o exigir respeto al domicilio de la parte actora”.

Las expresiones a las que alude la defensa, prosigue el fiscal de los padres.no denota hoy ningún tipo de animadversión hacia los condenados, “por los que cree que estamos enfrentados”un tipo de la objeción impertinente y abusiva de los recurrentes, en contraste con la doctrina constitucional y la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”, ya que la defensa “no pudo identificar una sola sentencia o un solo razonamiento en el que se pueda destacar una valoración de los hechos y su tipicidad que afecte la imparcialidad del juez y que, en todo caso, la lectura de la sentencia permita excluir tales valoraciones. Al dictar sentencia, su honor se limita a verificar lo que los acusados, ahora condenados, han admitido».



Source link