Vídeo: No hay caso Mairena

La desaparición de un hombre en Mairena del Aljarafe el mes pasado de septiembre tras ser detenido por 2 guardas civiles no se debió a la actuación de los agentes, que estaban es imposible enseñar ninguna demanda penal. Esta es la conclusión a la que llegó el juez de instrucción número 2 de Sevilla, Miguel Ángel Gálvez, que refrendaba su resolución de dejar la investigación por un delito de homicidio culposo.

el magistrado tiene rechazó la petición de reforma que había anunciado la acusación especialr ejercido por los progenitores del causante, si bien la familia haya interpuesto un nuevo recurso frente a la Audiencia de Sevilla, que va a tener la última palabra.



En el coche dictado en este momento, con fecha 4 de abril y visto por este periódico, el juez reitera que que no hay fundamento para seguir la investigación contra los 2 guardas civiles. El instructor afirma que el atrayente de la investigación particularmente se apoya en ciertos «retroalimentación evaluativa» sobre pruebas que fueron evaluadas en el coche que primero presentó la situacion, entonces en este momento asegura su resolución.

El instructor asegura que la actuación de los guardas a lo largo de la detención fue proporcionada

Por consiguiente, el juez asegura tajantemente que la actuación llevada a cabo por los 2 agentes de la Guarda Civil «no merece reproche de ninguna culpa»desde el instante en que se causó la presencia en el sitio de los hechos «a pedido» de los progenitores por Carlos B.G.

El magistrado añade que el reo ha creado una acción «caracterizado por una fuerte agresión y euforia beligerante, con lo que, para su protección y frente al riesgo potencial de un tercero, había de ser detenido por agentes de la policía que utilizaron la fuerza proporcionada a las situaciones del caso”.

En este sentido, el juez ten en cuenta que la Guarda Civil expuso por vez primera las defensas extensibles a usar frente «ataque» de Carlos BG, quien recibió golpes en brazos y piernas sin efecto mortal”.

Una vez en tierra, sigue el vehículo, se redujo merced a una técnica llamada «agarre braquial» que gracias a su durabilidad, «asimismo no tiene efectos mortales, según los médicos forenses que testificaron en la corte».

La intervención de los agentes «no merece ningún reproche de responsabilidad»

Además de esto, la autopsia desecha que la desaparición se deba a la actuación de los agentes que lo sometieron una vez que la víctima protagonizara un altercado en frente de su hogar familiar en Mairena del Aljarafe. Ellos consumo de cocaína, cannabis y alcohol Esta es la causa de la desaparición, según los peritos forenses en el informe de la autopsia.

Así el juez concluye en la novedosa predisposición que el vecino de Mairena sufrió un «toxicidad cardiaca aguda» eminentemente por un «consumo de drogas, cocaína, imitación psicomotora caracteristica de un síndrome de desvarío excitado (SDA), a eso que se sumaba una situación de agitación construída” por nuestro Carlos BG por su “consumo previo de cocaína, cannabis y alcohol, escasas horas antes del acontecimiento”.

La víctima padeció un «parada cardiorrespiratoria súbita bajo custodia policial» y la autopsia descartó la presencia de «lesiones traumáticas graves con influencia visceral o signos de muerte asfixiante por compresión cervical o contención toraco-abdominal», sino más bien por contra «tanto la secuencia de hechos como los datos clínicos de atención de urgencia y reanimación , los desenlaces de los estudios químico-toxicológicos y patológicos complementarios afirman que la citada parada cardiorrespiratoria súbita fue secundaria a un SAD inducido por cocaína en un usuario crónico».

Tiró 2 martillazos a la Guarda Civil

A lo largo de la intervención de la Guarda Civil, Carlos BG hirió a los agentes, amenazándolos de muerte, «con una actitud todo el tiempo beligerante y combativa» -Asimismo les arrojó 2 martillos- y también logró ni caso de las órdenes verbales de la Guarda Civil, que al final procedió a su detención física, detención que fue grabada en vídeo por el familiar y divulgada en las comunidades.

En estos vídeos, los forenses aseguraron enseñar precisamente de qué forma 2 oficiales tiraron al suelo a Carlos en un intento de arrestarlo y esposarlo, pero aun en esta situación, el joven «Sostuvo una robusta resistencia con enorme fuerza en todo instante, Entonces, los oficiales lo inmovilizaron con una maniobra de restricción «carotídea» o braquial, que es una técnica de restricción física generalmente usada por las fuerzas del orden y el cuerpo.

Asegura que el consumo previo de drogas y alcohol provocó el trágico desenlace

En el momento en que la víctima está inconsciente, los agentes proceden en el instante a las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar “ejecutadas perfectamente, alternando entre compañeros para no detenerlos en ningún instante, y piden la intervención urgente de los servicios médicos de urgencia”.

Pero pese a recobrar los latidos del corazón y ser movido al hospital, el joven padeció un derrame cerebral “daño cerebral grave y también irreversible (encefalopatía isquémica hipóxica) tras un paro cardiorrespiratorio sostenido y esta fue al final la causa de su muerte siete días después.

El grupo de indagaciones practicadas y el dictamen médico-legal llevaron al Juez a opinar que no hay elementos capaces de accionar contra los 2 Guardas Civiles. No hay un “caso Mairena”.

El letrado de los progenitores de Carlos BG, Luis Romero, aseguró en su instante tras ver los vídeos subidos por su padre en las comunidades que la actuación policial le recordó la desaparición del afroamericano Eric Garner en Novedosa York, quien dio pie al caso. en los USA al movimiento Las vidas de los negros importan.



Source link