Manuel Mariscal: «Cualquiera puede entrar bajo la bandera española, sea gay o heterosexual»

El candidato de Vox al Congreso por la provincia de Toledo, Manuel Mariscal, cree que la «enfermedad del Tage» no es el trasvase a Segura, que espera que se mantenga, sino la «falta de infraestructuras» para hacer un uso adecuado del agua, porque lamenta que «no tiene sentido que el 80% del agua de España acabe en el mar».

En una entrevista con la agencia Efe, Mariscal perfila las expectativas de su partido de cara a las elecciones del domingo y se muestra convencida de que en Toledo podrá repetir los resultados de las elecciones de noviembre de 2019, cuando la formación obtuvo dos diputados, porque «los Vox son como buenos estudiantes que se presentan para triunfar con creces».

Para conseguir el voto ciudadano, Mariscal asegura que su partido está haciendo propuestas para “defender lo que de verdad importa” y, según él, esos temas importantes en la provincia son la industria, la campaña electoral y la seguridad.

Para el sector primario, Mariscal subraya la importancia de que los agricultores y ganaderos dispongan de agua suficiente para desarrollar sus actividades, pero lamenta que en ocasiones sufran restricciones de suministro que, según él, se deben a la falta de obras hidráulicas.

“El mal del Tajo no es el trasvase Tajo-Segura, lo que realmente pasa es que faltan infraestructuras”, explica Mariscal, quien subraya la importancia de “construir todas las infraestructuras necesarias para explotar el agua hasta la última gota”, ya que afirma: “En estos momentos el mayor consumidor de agua de España es el mar y no puede ser”.

Para Mariscal, estos planteamientos son compatibles con el caudal ecológico del Tajo contenido en varias sentencias del Tribunal Supremo, por lo que propone la construcción de las «plantas depuradoras necesarias para mejorar la calidad de las aguas del Tajo». Todas estas infraestructuras hidráulicas y hacer también trasvases desde otras cuencas de España, como la del Ebro al Levante, se harían en un Plan Teológico Nacional, que no contempla que la Secretaría Hidrotécnica no disponga ya de Vox. fue aprobado por las «luchas de las comunidades autónomas».

También es partidario de propiciar la llegada del AVE a Talavera de la Reina, pero añade que además de las «obras faraónicas», también está la necesidad de «un tren escénico en el que talavera con Torrijos» y «la promoción del tren convencional» en la zona de La Sagra, para que pueda ser utilizado por quienes se desplazan a diario por la Comunidad de Madrid.

Mariscal dice que su partido aprovechará el último día de campaña para trasladar sus propuestas a la ciudadanía y que con la votación se analizarán posibles acuerdos con otras formaciones como el PP para formar gobierno.

“Debido a la situación, vemos que ningún partido tendrá mayoría absoluta y puede que tengamos que llegar a acuerdos con otros partidos. Para nosotros, la línea roja siempre será la verdad y la defensa de nuestros votantes. No daremos nuestro voto, la confianza que nos han dado”, advierte Mariscal, que se sorprende de que haya “17 PP”, porque entiende que eso se refleja en las negociaciones en las comunidades autónomas para la formación de Gobierno.

Por eso, cree que a partir del domingo veremos «qué partido popular es el que está dispuesto a discrepar de Vox para pactar con el Partido Socialista», en alusión a la propuesta de Alberto Núñez Feijóo de que los socialistas dejen gobernar la lista con más votos.

Mariscal mira también al momento de la llegada al poder de los nuevos gobiernos locales, que, como en Toledo y Talavera de la Reina, pertenecen a la coalición PP-Vox, y se felicita de que en ciudades como Torrijos se hayan tomado medidas para reducir la ocupación ilegal de viviendas tapiando edificios vacíos.

Y ante la polémica por la ausencia de la bandera arcoíris en estos municipios para celebrar el Día del Orgullo LGTBI, apoya la medida porque “la bandera que representa a todos es la española y es la que debe haber en todos los municipios”.

«Todo el mundo, gay o heterosexual, entra en la bandera de España», suplica Mariscal, que en cambio acusa a los partidos de izquierda «de utilizar a los homosexuales para colectivizarlos y de decir que la bandera que los representa es la del arcoíris» cuando «es una bandera que también ha sufrido transformaciones y ya no es arcoíris».

Así, ante la pregunta de si en los balcones de los ayuntamientos volarán pancartas con motivo del Día de la Mujer o contra la violencia de género, matiza: «Una cosa es una bandera y otra una pancarta para apoyar a determinados colectivos en determinados momentos. bueno, eso es diferente».





Source link