Daniel Luque susurra al oído al único «valdefresno» bueno de Zaragoza


Zaragoza, 23 abr (EFE).- Oído pesado para Daniel Luque, el único toro bueno que toreó hoy la ganadería zaragozana de Valdefresno, ha sido el resultado de la segunda celebración de la Feria de San Jorge que ha tenido lugar en la Misericordia Arena.

Daniel Luque está en un momento agradable de ver. Con el reciente triunfo aún caliente en Sevilla, llegó a Zaragoza con este halo matador de la temporada, una de las más interesantes de la actualidad.

Y hoy, en la segunda en San Jorge, no defraudó el sevillano, que ya en la primera, un hombre bondadoso que luego se rompió bien la muleta, demostró el gran momento que atraviesa con una faena en la que puso mucho empeño. Presto. gente pro-trabajo con una fuerte lucha en la mano derecha, con la que firmó varias mangas de muletas largas y atadas, ajustadas y debajo.

Valdefresno, sintiéndose en forma, parecía amenazar con romperse, pero Luque la detuvo en una actuación dominante para continuar dándole un corte de pelea en la gira. El animal no quiso lo natural, pero a pesar de todo, la huida de Gerena, quien concluyó la faena con unas lucecitas que pusieron fervor a las líneas. Punción, oído medio y peso para él.

El sexto fue un toro rudo y sin clase, que Luque montó con firmeza y logró, al menos, hacerlo bien.

Fandi pasó a duras penas a un noble con clase pero despistado que se desvaneció mientras continuaba el trabajo del granadino, que tras un espectacular tercero de los bandereros se fue dando muchos pases pero sin dejar apenas residuos. Un trabajo donde primaba la cantidad sobre la calidad y que finalizaba en silencio tras media fragua.

El cuarto tampoco fue un toro auspicioso, esto debido a su comportamiento defensivo por su débil fortaleza. Fandi, que montó los postes, se ha embarcado voluntariamente en otra tarea de querer y no poder hacer frente a un animal reacio y muy estrecho de miras.

El primero de Perera fue un toro que marcó su vena cariñosa desde el primer momento. Extremadura tuvo que hacer un esfuerzo para tratar de contener al animal que, al menor giro, giraba la grupa hacia las mesas, pero con tenacidad logró sustraer unas valiosas muletas por la derecha.

Una larga carrera que finalmente tomó un mundo para enterrar la espada de Perera, que apuñaló varias veces, dejando que el tiempo sonara una advertencia. Silencio en las filas.

Y la misma balanza recogió Perera en el quinto, un toro que tuvo buenas salidas por la derecha, que el extremeño realmente no aprovechó, hasta que el animal también se aburrió. Trabajo fácil y poca historia.

LIBRO FESTEJO.- Toros de Valdrefesno, el primero con forma de sombrero, de regular presentación y, a excepción del tercero bueno, generalmente paria y con poca caza.

David Fandila “El Fandi”, con adornos corales, dorados y negros: medio partido (silencio); dos pinchazos y corte de frente (silencio).

Miguel Ángel Perera, como azafata azul y oro: seis golpes y un contraataque (silencio tras aviso); grietas (silencio).

Daniel Luque, de corinto y oro: perforación y semifisura (oreja tras aviso); medio dividido (silencio).

Por equipos, Javier Ambel aclamó segundo e Iván García hizo lo mismo sexto.

La plaza registró cerca de un tercio de las entradas en la clasificación.



Source link