El Museo de Bellas Artes de Valencia dedica una sala propia con 46 obras a Sorolla


Un total de 46 cuadros componen desde este viernes la nueva Sala Sorolla del Museo de Bellas Artes de Valencia (MuBAV), que será permanente y recorrerá la carrera del pintor desde sus primeros bodegones hasta sus retratos de madurez, todo ello veinte días después del centenario de su muerte.

La sala, ubicada en el edificio de clausura del museo, recoge el mayor número de obras de Sorolla expuestas hasta la fecha en la colección permanente de la pinacoteca, incorporando por primera vez obras del pintor valenciano que formaban parte de la colección Lladró, adquirida por la Generalitat el año pasado.

Las obras del pintor valenciano que formaban parte de la colección Lladró se incorporan por primera vez

De la colección de obras de Sorolla que atesora el museo, compuesta por un total de 54 -lo que la convierte en la segunda colección pública más importante del pintor valenciano-, sólo quedan almacenadas las obras que, por el particular soporte del papel, no pueden ser expuestas de forma permanente, además de las que están en proceso de restauración o cedidas en préstamo para su uso, según informa la Generalitati.

Sala Sorolla del Museo de Bellas Artes de Valencia r

Ana Escobar / EFE

Esta redefinición de la sala Sorolla viene motivada por la incorporación a la colección del Museo de Bellas Artes de Valencia de la obra «Yo soy el pan de vida», el mayor cuadro de temática religiosa que se conserva del maestro valenciano.

El director del Museo de Bellas Artes de Valencia, Pablo González Tornel, ha destacado que “Joaquín Sorolla es el protagonista indiscutible de la pintura española del entresiglo” y que “merece una sala dedicada a su formidable personalidad artística en el edificio Pérez Castiel, destinado a ser el gran referente del arte de los siglos XIX y XX”.


leer también

mijo de víspera

6. Su mujer y sus hijos eran los modelos favoritos de Sorolla: Este óleo muestra a su mujer Clotilde y a su hija Elena en los acantilados de Jávea en 1905.

El director también destacó que “La cámara de Sorolla nos permite ver todos los géneros en los que trabajó el genio de la luz, paisajes, desnudos, retratos o pintura religiosa”. González ha recordado que «la cámara de Sorolla permite recorrer la carrera del pintor desde su primer bodegón, pintado en la adolescencia, hasta sus retratos de madurez, como el de Isabel Bru».

Estos días los visitantes, además de disfrutar de la nueva Sala Sorolla, también pueden contemplar la exposición temporal de la ‘Colección Masaveu. Sorolla’, que permanecerá abierta hasta octubre.

Horizontal

Sala Sorolla del Museo de Bellas Artes de Valencia r

Ana Escobar / EFE

leer también





Source link