Frustrada una multimillonaria red de fraude en residencias de mayores de Valencia


Los agentes de la Policía Nacional desbarataron un grupo organizado que presuntamente cometió un Fraude millonario a la seguridad social, blanqueo de capitales y fraude en residencias de mayores en Valencia. La actuación policial, que estuvo coordinada con el Servicio de Acreditación e Inspección de los Centros y Servicios de la Generalitat Valenciana, finalizó con la detención de tres personas relacionadas con la gestión y gestión de las viviendas afectadas, y no se descartan nuevas detenciones en los próximos días.

Las investigaciones comenzaron a principios de este año, cuando la Renta General de la Seguridad Social denunció actuaciones irregulares realizadas por los directivos de un entramado de empresas dedicadas a la gestión de viviendas. Se han mencionado varias empresas de similares características -dedicadas a actividades de gestión o asistencia en residencias para personas mayores no autosuficientes- caracterizadas por vínculos personales o familiares, lo que indica la existencia de un único domicilio y un modo de funcionamiento común. El impago de las cotizaciones a la seguridad social de los trabajadores y los conceptos de recaudación conjunta se han repetido sistemática y continuamente en el tiempo.

Las investigaciones realizadas se centraron en doce empresas entrevistadas. Dos de ellos eran de carácter patrimonial, mientras que los otros diez eran comerciales, compartiendo la actividad de gestión de residencias para personas mayores no autosuficientes desde al menos 2013 hasta la actualidad, con presencia predominante en la provincia de Valencia y provocando daños totales a la Tesorería General de la Seguridad Social de 1.150.334 euros.

La operación descubierta reveló la existencia de un grupo organizado encabezado por una mujer con amplia experiencia en el sector, quien posteriormente fundó o adquirió todas estas empresas, espaciando los tiempos de actividad a su antojo con el fin último de continuar las operaciones de la empresa, maximizar los beneficios y no asumir obligaciones de pago a la Administración. Se revelaron las maniobras para construir y diseñar un grupo de empresas para operar como una sola entidad corporativa que en realidad actúa como si fuera una sola empresa con administradores e intereses idénticos. Al mismo tiempo, la operación utilizada les sirvió para impedir, retrasar o entorpecer las actuaciones de la Seguridad Social para ejecutar los procedimientos ejecutivos o los embargos iniciados o el previsible inicio.

uso de caras

Una de las estrategias que les permitió evitar obligaciones de pago y continuar con su rentable negocio fue coloca a los ejecutivos al frente de ciertas empresas y también como participantes en el capital social. Algunos de los hombres destacados eran profesionales, mientras que otros eran empleados que, con más o menos convicción, cumplían este papel, colaborando necesariamente en la realización de estas maniobras fraudulentas. No solo aparecen en sociedades mercantiles como directores o simulados socios, sino que también se han detectado en varias ocasiones aportes de las cuentas corrientes de personas cercanas, lo que les ha permitido movilizar los ingresos de las sociedades deudoras, fuera de ellas y evitando cualquier tipo de embargo. Sin embargo, las circunstancias de algunos de estos aportantes -personas mayores a cargo con escasa o nula tutela familiar- indicaron el uso o mal uso de sus datos sin consentimiento o autorización.

En cuanto a los ingresos, se ha destacado la maximización de beneficios en un negocio en marcha, con movimientos de fondos en cuentas desde 2013 de más de 5.500.000 euros, derivados de la disminución de los gastos corrientes y el aumento de los ingresos de los residentes vinculados a las múltiples irregularidades detectadas por la Inspección de Servicios de Valencia, con financiación millonaria de la Generalitat y otras fuentes irregulares. En consecuencia, se constató la existencia de importantes aumentos de capital vinculados a algunas actividades ilícitas graves. Hasta seis operaciones de ocultación, transformación e integración en el circuito económico jurídico de estos aumentos de capital se reconstituyeron con la compra de inmuebles por un valor de compra de aproximadamente 1.000.000 de euros.

Algunas de estas maniobras ilegales que utilizan incluyen usar cuentas bancarias diferentes a las de los propietarios para comprar la propiedad, hacer transferencias bancarias desde las cuentas de los familiares de los residentes, ingresar dinero en las cuentas de los vendedores, usar las cuentas privadas de los miembros de la organización que reciben los pagos de los residentes o formar sociedades financieras para comprar estas propiedades con la intervención de empleados, profesionales e incluso discapacitados para residentes/ancianos. ata los pendientes.

Estafadores que conocen la situación de dependencia de las personas mayores

La investigación reveló acciones irregulares en las que el líder del grupo usó datos de al menos cuatro residentes solicitar préstamos o gestionar sus cuentas corrientes, ingresos, pagos, tarjetas, transferencias y demás operaciones de forma particular y en su exclusivo interés. Por tanto, se beneficiaba directamente del uso, como propietario, de los distintos vehículos adquiridos gracias a estos préstamos, apropiándose de los fondos existentes y ocultando en estas cuentas los ingresos derivados del alquiler del inmueble o las mensualidades de los vecinos, evitando el riesgo de embargos y sin control judicial.

Estas supuestas estafas, tergiversaciones y mentiras se cometieron a sabiendas y aprovechando la situación de dependencia de estas personas mayores. Ha habido casos de residentes con poca o ninguna supervisión familiar, con importantes adicciones físicas y psíquicas. En un caso, utilizaron a un residente que fue inmovilizado y evacuado médicamente para formar un contrato por el cual la víctima compró un vehículo que todavía estaba siendo utilizado por el cabecilla de este complot, a pesar de que el residente había muerto en 2020.



Source link