Declaración ambiental favorable para 27 kilómetros de la A-60

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha obtenido el estudio de impacto ambiental favorable para los proyectos de la autopista A-60 entre Villanubla y Medina de Rioseco, en la provincia de Valladolid. Este paso supone un paso fundamental hacia la aprobación definitiva de los proyectos, que servirán de base para las obras a licitar y que incluyen 27 kilómetros de nueva autovía.

Tal y como informa Mitma en un comunicado remitido a ICAL, la autovía A-60 entre Valladolid y León supondrá una alternativa de alta capacidad a la actual N-601. Los dos nuevos tramos, que incluyen Villanubla-La Mudarra (11 kilómetros) y La Mudarra-Medina de Rioseco (16 kilómetros), permitirán la continuidad con el tramo de 13,7 kilómetros entre Valladolid y Villanubla. Esto se suma a los 20,3 kilómetros abiertos en 2019 entre Santas Martas y Puente de Villarente y el tramo de 7,3 kilómetros desde Puente de Villarente a León.

Los tramos «Villanubla-La Mudarra» y «La Mudarra – Medina de Rioseco» también incluyen variantes de la N-601 que atraviesa las localidades de La Mudarra y Medina de Rioseco. Esta incorporación mejorará significativamente la experiencia del usuario de la A-60 ya que aumentará el confort, la seguridad y la velocidad de circulación. También mejorará la calidad de vida de los habitantes de estas localidades, minimizando las molestias y riesgos asociados al movimiento diario de miles de vehículos.

Entre las medidas previstas en el estudio de impacto ambiental, cabe destacar que se evitará la contaminación del suelo y se gestionarán adecuadamente los vertidos de las obras, se garantizará un buen drenaje y se tomarán medidas para proteger la calidad del agua durante y después de las obras, se minimizarán las emisiones de polvo y gases contaminantes durante la construcción y se realizarán estudios para identificar, intentar ordenar y disponer la vegetación que pueda poner en peligro y fijar la vegetación. Se implementará el plan de integración.

Además, antes del inicio de las obras, se realizará una inspección para detectar zonas de nidificación o ejemplares de especies protegidas. También se instalarán cruces de vida silvestre y santuarios de murciélagos, con horarios de trabajo estrictos para evitar períodos sensibles para la vida silvestre.

También se llevarán a cabo investigaciones arqueológicas y medidas para asegurar la conservación de las huellas ovinas y el patrimonio cultural; este programa será revisado y modificado para incluir medidas en el estudio de impacto ambiental, incluidos informes de monitoreo frecuentes, monitoreo de mortalidad de vida silvestre y evaluación del efecto de barrera de infraestructura; Se asegurará el mantenimiento de la infraestructura y se tomarán medidas de control de especies invasoras y gestión de residuos.

Estas medidas apuntan no solo a minimizar el impacto de la construcción y operación de infraestructura, sino también a promover la conservación y protección de la biodiversidad y los recursos naturales del área.





Source link