La madre de Leticia Rosino: «Mi hija quería vivir, tenía muchas ilusiones»

Buen día,

En primer lugar, gracias a todos por acompañarnos en este acto tan especial en honor a mi hija Leticia.

Recordar significa buscar en tu memoria historias o momentos importantes de tu vida, que has grabado allí y que, en un momento determinado, te vienen a la mente.

Para mí este día 3 de mayo no sale de mis pensamientos, no es necesario recordarlo, porque es una fecha que tengo grabada en mi cabeza, y más aún en mi corazón.

Una fecha imposible de olvidar.

Es muy gratificante para la familia contar con su amor incondicional, este apoyo me reconforta y me da fuerzas para seguir.

Este criminal ha trastornado nuestras vidas.

Estamos en una sociedad donde se están perdiendo valores, no hay humanidad, no hay respeto, nos dejamos llevar por nuestro egoísmo y nos importa un carajo lastimar o sufrir a los demás, podemos T. compra una vida y no puedes disponer de ella como quieras.

Leticia quería vivir, tenía muchas ilusiones como todas las niñas de su edad, le gustaba saberlo todo y se preparaba cada día para tener estabilidad en el futuro y sobre todo para formar una familia.

Pero todo se fue al diablo, se acabó para ella. No te imaginas la carga emocional en mi corazón hoy, al ver a sus amigos, a su familia y a todas aquellas personas que la recuerdan con cariño, que siempre están conmigo y que siempre están a mi lado.

En este acto recordamos especialmente a Leticia, pero sin olvidarnos de Laura Luelmo, Sandra Palo y todas aquellas víctimas de violencia de género o machista, que no están con nosotros en contra de su voluntad.

La impotencia de no poder hacer nada me embarga, todo se derrumbó con su muerte, no hay ilusión, mis ojos no brillan, su mirada es triste porque te busca por todos lados y yo no te encuentro.

No me verás triste porque he aprendido a llorar cuando no me ves, a sonreír cuando tengo días difíciles, a ser positivo cuando las cosas van mal y con mucha voluntad en el corazón.

No me doy por vencido, sé que estas heridas nunca sanarán, este dolor nunca desaparecerá, busco un bálsamo para sanar mi herida, para aliviar este dolor, este sufrimiento que llevo dentro de mí desde el 3 de mayo.

Te has ido y estamos rotos, pero soy fuerte, tengo un alma muy valiente, aunque mi corazón esté roto.

Siempre me verás, siempre con mi mejor sonrisa.

Gracias



Source link